Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Alfaro: arranque complejo

Por: Diego Petersen

Alfaro: arranque complejo

Alfaro: arranque complejo

Seguramente este no fue el arranque de Gobierno que Enrique Alfaro imaginó: con un Gobierno federal adverso, un delegado dispuesto a hacerle sombra todo el día, pero sobre todo con uno de los momentos más complejos en materia de seguridad. No sé si sea el peor momento de seguridad para un gobernador; han existido otros terribles: Flavio Romero de Velazco tomó el poder en un momento de exacerbación de la violencia donde el peor enemigo eran las propias corporaciones del Gobierno federal (la PGR y la  famosa DFS), los estudiantes andaban armados hasta los dientes (uno en nombre de la FEG y otros de la FER) y existían grupos guerrilleros que justificaban y ejercían la violencia política; Alberto Cárdenas llegó al poder en medio de una crisis de seguridad terrible tras el asesinato del cardenal Posadas, con grupos de narcotráfico peleando la plaza, secuestro al alza, pero sobre todo con el enemigo en casa, pues la violencia se ejercía desde las propias corporaciones policiacas y parte del Ejército. 

El momento en que Enrique Alfaro toma hoy el poder y se hace cargo de la seguridad tiene condiciones muy específicas que la hacen particularmente compleja. Al gran abandono gubernamental (la super fiscalía parece haber bajado la guardia ante el fracaso no solo en las cifras sino en el diseño institucional) se suma una confrontación entre grupos del crimen organizado que exacerba la lucha por el control territorial y de las policías municipales.

Así como criticamos la decisión de López Obrador de poner a los superdelegados al frente de las mesas de seguridad, hoy hay que aplaudir que haya corregido la pifia. Pero eso significa que Enrique Alfaro es el responsable final del devenir de la seguridad en el Estado. A pocas cosas le ha dedicado el equipo del gobernador electo tanto tiempo y esfuerzo como a este tema y hay una apuesta seria por generar una nueva inteligencia, atacar no solo el fenómeno de la violencia sino la cadena completa, desde la gestación de la comunidad delictiva hasta el ataque a los mercados ilegales pasando por la inteligencia (por favor no volver a confundir este término con espionaje) y, muy importante, desmantelar el sistema de protección del delito dentro de las instituciones del Estado. Es la primera vez, desde que comenzó este circo a finales de los ochenta, que se habla abiertamente de ello.

Los granadazos en el consulado estadounidense, el asesinato de policías en La Huerta y en El Salto, son, sí, mensajes tanto para los alcaldes recién llegados como para el próximo gobernador. Pero, o los asumimos como propios, como mensajes y amenazas contra cada uno de nosotros y hacemos de la reconquista de la seguridad una batalla de la sociedad y no del Gobierno, o perdemos todos.

Temas

Lee También

Comentarios