Lunes, 13 de Julio 2020
Ideas |

Ahorro y austeridad en lugar de deuda

Por: Rubén Martín

Ahorro y austeridad en lugar de deuda

Ahorro y austeridad en lugar de deuda

Más pronto de lo esperado, el gobierno de Jalisco, que encabeza Enrique Alfaro Ramírez, confirmó la intención de contraer más deuda pública para enfrentar la crisis económica que está provocando la epidemia del coronavirus. 

El anuncio fue hecho el lunes 18 de mayo por Mauro Garza, secretario técnico de la Comisión Interinstitucional de Reactivación Económica, y se envió ya una solicitud a los diputados del Congreso de Jalisco para contratar un nuevo crédito por seis mil 200 millones de pesos (MDP).

Es evidente que el inusitado parón de distintas actividades económicas está provocando una crisis económica inesperada y el elevado riesgo de que cientos de miles de personas se queden sin ingresos, y que muchos negocios corran el peligro de quebrar. En este contexto, son necesarios y justificados los apoyos del aparato público a las personas y negocios. Pero también conviene preguntarse si la mejor decisión es contraer más deuda pública antes de buscar los recursos mediante medidas de ahorro y austeridad.  

Hay que recordar que las finanzas de Jalisco ya están endeudadas. En este momento se tiene una deuda de 27 mil 529 MDP y de aprobarse el crédito propuesto por el gobierno estatal, los pasivos ascenderían a 33 mil 729 MDP.

El endeudamiento que arrastran las finanzas estatales contraído por gobiernos priistas, panistas y ahora de Movimiento Ciudadano produce una carga considerable al presupuesto estatal. Solo este año se destinaron dos mil 511 MDP para el pago de capital, intereses y comisiones. 

La contratación de un nuevo crédito aumentará el pago de intereses de la deuda hasta cerca de tres mil MDP, cada año por dos décadas o más. 

De hecho, el monto que se paga por el capital e intereses de la deuda cada año es equivalente a los apoyos anunciados para apoyar a trabajadores, comerciantes, negocios e industrias en Jalisco afectados por la pandemia. 

De ahí la pertinencia de apostar por el ahorro y la austeridad para reponer los ingresos faltantes por la crisis económica, pero sin endeudar al estado. Si bien el gobierno que encabeza Enrique Alfaro ya anunció un plan de austeridad por dos mil MDP y una disminución del programa de obra pública por tres mil 600 MDP, tomando en cuenta el volumen del presupuesto total, podría pensarse en un plan de austeridad más amplio que evite contraer más deuda. Seguramente todavía se puede cortar más a servicios personales, materiales y suministros, gastos de ceremonias y de comunicación. 

El presupuesto para este año es de 123 mil 013 MDP por lo que un ahorro de 5 por ciento del gasto total arroja seis mil 150 MDP, prácticamente el monto de la deuda que pretende contratarse. Además, hay un subejercicio presupuestal del año pasado de dos mil 300 MDP, según informó ayer la diputada del PRI, Mariana Fernández. 

Debe evitarse más deuda por congruencia y para evitar más cargas a la población. Por congruencia, porque como líder de Movimiento Ciudadano y como candidato a gobernador de ese partido, Enrique Alfaro fue un férreo opositor a la contratación nueva deuda pública cuando así lo anunció el priista Aristóteles Sandoval. 

Y contrario a esa postura, Enrique Alfaro ha contratado más empréstitos. Como cuestionó Érika Pérez, diputada local de Morena, “en apenas 16 meses en el cargo, (Alfaro) ya endeudó a Jalisco con siete mil 450 millones de pesos en este año y sin contar lo de 2019 y lo del arrendamiento del Programa A Toda Máquina”. A este se añade una restructuración de 14 mil 184 MDP de anterior deuda para pagarla hasta el año 2039. 

Pero la razón de fondo para no contraer más deuda pública es evitar cargar más el peso de la crisis económica en la población que ya está padeciendo esta crisis. La crisis hará más dura la carga para las familias, los trabajadores, los pequeños negocios y comercios. La deuda implica que esa misma población pagará las decisiones actuales, pero a plazos mucho más largos. Una deuda que se hereda a los hijos y los nietos. Por eso, más ahorro y más austeridad en lugar de nueva deuda. 

Temas

Lee También