Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 11 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Adiós

Por: Laura Castro Golarte

Adiós

Adiós

Estamos a una semana de que se termine el sexenio de Enrique Peña Nieto y es, con base en datos concretos y mediciones demotécnicas, el peor Presidente que ha tenido México en su historia contemporánea; para la historia pero no para el orgullo, ni para el honor, ni para la gloria.

Fue un sexenio de imagen y ni siquiera bien conseguida. Y de simulación. A las primeras de cambio se dejó en claro que serían seis años en los que el Revolucionario Institucional retomaría sus costumbres y su modus operandi: autoritarismo, corrupción, nepotismo, cinismo, privilegios, prepotencia. En fin, lo que le conocemos a ese partido desde hace tantos años.

Esta realidad que desde el poder sistemáticamente se niega, se materializó en el voto multitudinario a favor de una opción política distinta. Esa manifestación popular de alrededor de 30 millones de mexicanos ha seguido expresándose de diversas maneras del mes de julio a la fecha, porque las malas decisiones, la información sobre más actos de corrupción y las declaraciones mentirosas sobre lo que en realidad ha sido el sexenio, han no sólo mantenido sino incrementado el coraje y el resentimiento contra el Ejecutivo federal aún en funciones.

Para las personas encuestadas por De Las Heras Demotecnia, 64% no aprueba el trabajo realizado por Peña y en esa misma proporción contestaron que lo consideran un “mal presidente” más 12% que respondió que fue “regular”.

A la pregunta “¿Qué tanto cumplió Enrique Peña Nieto con sus promesas de campaña?” 90% respondió que cumplió algunas pero no todas (64) y que de plano no cumplió ninguna de sus promesas de campaña (26). Estos mismos mexicanos encuestados respondieron que la generación de empleos, la educación pública, el combate a la pobreza, la economía nacional y el combate a la inseguridad, empeoraron. ¿Los porcentajes? De 54 a 81% de las respuestas para concluir que ninguno de esos aspectos mejoró realmente, según la mayoría.

Esta percepción contrasta como de la noche al día con las declaraciones del propio Peña y aquí en Guadalajara, de que cumplió 97% de sus compromisos y deja un mejor país, mejor que hace seis años.

Durante su sexenio hubo constantes incrementos pero en la delincuencia, en el número de personas desaparecidas, en el  número de muertos, mexicanos asesinados en un marco de violencia e inseguridad; feminicidios y otros hechos asociados con el crimen organizado por un lado, lo peor claro está; pero también aumentaron los hechos delictivos producto de la descomposición social, de resentimientos e insatisfacciones, desempleo o empleos abusivos y mal pagados, más las pésimas condiciones de salud y educación por ejemplo, pese a que a ambos rubros se destinan las mayores partidas presupuestales.

Aumento la desconfianza y la corrupción, la impunidad y las ineficiencias del Estado en general, desde la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa hasta la Casa Blanca y los casos relacionados con Odebrecht y la Estafa maestra. Se suman a este recuento los casos recientemente dados a conocer sobre presunta corrupción y favoritismos para políticos o ¿será empresarios? que disfrutan de inversiones y sus ganancias en Valle de Guadalupe, muy visionarios claro.

Esto se acaba y es un gusto decirle adiós. Fue un sexenio, además, de atentados claros contra la libertad de expresión, y de la “desaparición” simbólica y real de comunicadores críticos; del gasto millonario en publicidad para dar una imagen de lo que no es en medios de comunicación y de esa desesperante conducta persistente de no reconocer los errores y corregir el rumbo.

Se acaba el sexenio de las reformas “estructurales” que no fueron tales y dejaron problemas en todos los ámbitos: energética con los precios más altos en gas y gasolina, no sé hasta cuándo dolerá el gasolinazo; educativa que implicó más bien cambios laborales en el magisterio, sin socialización y con la clara intención de manipular para quitar del camino maestros incómodos por ser críticos y opositores al sistema establecido; la fiscal que se dedica a ensañarse con los causantes cautivos y a reducir los ingresos de los trabajadores; y la laboral que extendió carta de legalización a esquemas de subcontratación  que afectan las prestaciones y los derechos de los trabajadores en general. Sólo desatinos y desastres. El peor sexenio en toda la historia del país si pensamos en función de sexenios ¿o el segundo peor? Para el caso, es lo mismo. Adiós.

Temas

Lee También

Comentarios