Lunes, 25 de Octubre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Actuar como los europeos, no a garrotazos

Por: Daniel Rodríguez

Actuar como los europeos, no a garrotazos

Actuar como los europeos, no a garrotazos

Los temores de que el conflicto de Afganistán -después del retorno de los talibanes al poder-, pueda generar una nueva oleada de migrantes a Europa han encendido las alarmas en el seno de la comunidad del viejo continente. La semana anterior la Unión Europea (UE) se vio obligada a reunir al Consejo de ministros de Asuntos Exteriores, que determinó reforzar la ayuda para aquellos países que se vean afectados por el desplazamiento de cerca de medio millón de afganos que huyen del nuevo régimen y que tienen como destino Europa.

La UE tiene muy fresco lo que sucedió en el 2015 y 2016, cuando miles de migrantes llegaron y prácticamente invadieron algunos países. El más buscado por quienes llegaron a Europa en busca de un mejor futuro era Alemania, donde poco más de 1.2 millones  pidieron asilo. Cinco años después, más de la mitad ya han logrado establecerse, pero aún quedan muchos que están sin trabajo y con la enorme barrera del idioma. Pero Alemania no quiere más inmigrantes, sin embargo, ante la realidad de las circunstancias, se ha convertido en promotor para ayudar a otros países, con menos migrantes, para que reciban y los ayuden a establecerse en sus territorios.

Y aunque se han logrado avances en la integración de los migrantes que invadieron Europa, aún hay mucho camino por recorrer.

Lo que sucede en Estados Unidos y México con las caravanas de más de 200 mil personas -haitianos y centroamericanos en su inmensa mayoría-, nos hace pensar en similitudes con lo acontecido en Europa, con la diferencia de que cuando los migrantes llegaron a Europa tenían distintos destinos y de alguna manera se pudo amortiguar el impacto social -con excepción de Alemania que fue el más afectado-.

Hoy, México es la antesala y Estados Unidos el destino. Sin embargo, los protocolos aplicados en ambos países en el momento del ingreso de los migrantes a sus territorios se han equivocado y todo se ha convertido en un fracaso con dimensiones inimaginables y con consecuencias incalculables.

Estados Unidos y México, ante la realidad y no ante los pronósticos, deben buscar soluciones al estilo de la Unión Europea. El problema que se tiene es irreversible. Se podrá deportar a muchos que ya tienen condición de asilo en otros países sudamericanos -como ya está sucediendo con algunos-, pero el resto no pueden ser regresados a su suerte y estar expuestos a la inestabilidad, riesgos y peligros de los que vienen huyendo.

Hasta el momento, por parte de México, el tema se ha tratado en la reunión de la CELAC y esta semana en el seno de las Naciones Unidas, pero en términos de problema, no con soluciones.

Recientemente el presidente López Obrador pidió en la reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) la sustitución de la Organización de Estados Americanos (OEA) por un organismo estilo la Unión Europea. Aquí está la oportunidad para actuar como los europeos. Con acuerdos y con acciones inmediatas, colaborando en forma conjunta - no de manera independiente- en el problema migratorio. Debe de ser México -el primer afectado con el hacinamiento de migrantes- quien tenga la iniciativa y hable con el vecino del norte sobre la coordinación de esfuerzos para darle una salida digna al problema y no tratar de resolverlo con aventones y garrotazos -violando sus derechos humanos como migrantes- como ha venido sucediendo. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También