Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 27 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Abulia moral

Por: José Luis Cuellar de Dios

Abulia moral

Abulia moral

Hace unos cuantos días el Doctor Aczel Sánchez, coordinador nacional de trasplantes del ISSSTE, dio a conocer datos respecto a la cantidad de trasplantes de órganos y tejidos realizados el año pasado así como la lista de espera de pacientes que requieren de una intervención. Las cifras son tremendamente alarmantes, ya que demuestran antes que números la poca cultura de solidaridad con la que contamos en nuestro país, en este caso la indiferencia hacia prójimos en desgracia.

Hablando de familias, un 60% de las que habitan nuestro país se niegan, aduciendo miles de sinrazones, a donar, dado el caso, órganos o tejidos en caso de muerte de alguno de los miembros, donación que significa mejorar y salvar la vida de otro ser humano. Las cifras nos dan una clara idea de esta ausencia solidaria: en 2017 se llevaron a cabo dos mil 54 donaciones de distintos órganos y tejidos, contra 21 mil pacientes que con desaliento y angustia esperan un salvador trasplante.

Con todo y que con frecuencia se han llevado a cabo campañas informativas que conminan a la población a tomar la decisión de donar sus órganos en caso de muerte, la abulia al respecto prevalece; la respuesta ha sido tibia y lenta mientras que miles de mexicanos mueren padeciendo la tortura de la esperanza no cumplida. El asunto trasciende ámbitos por lo que es necesario analizar las causas que probablemente mas influyan en esta negativa a donar, una negativa que quizás no se haya entendido como un acto de la mayor caridad humana.

Por mas ininteligible que parezca —vivimos en el siglo XXI más 17 años— la principal razón que sostienen la negativa a donar es el objetor de conciencia, ese derecho que todo ser humano tiene para rechazar a tomar iniciativas que chocan con su conciencia, es en estos casos en los que urgen campañas masivas y abiertas que aclaren todo tipo de dudas incluyendo la aprobación que la Iglesia católica ha dado a este tipo de acciones. El objetor de conciencia esta arraigado en muchas familias por razones culturales, no olvidemos que un alto porcentaje de los mexicanos se distinguen por contar con escasa cultura en temas sociales como el de los trasplantes.

El factor educativo tiene tremenda influencia sobre asuntos colectivos como el de la donación de órganos, la cultura de una gran parte de la población mexicana esta repleta de osadas creencias, la mayoría falsas y de carácter escaso, contradictorio y en ocasiones nulo, esto acarrea que temas como el que nos ocupa queden estacionados en los terrenos de las dudas y el desconcierto, lo peor, todo esto ocurre mientras miles de personas sufren desolación sin atisbos de esperanza.

Descifrar los íntimos argumentos a los que aluden los no donantes es tarea casi imposible, se trata de sacudimientos emocionales difíciles de traducir en lógicos razonamientos. No es un atrevimiento afirmar que la negativa a la donación es la indiferencia al dolor ajeno, es falta de caridad humana, es casi un signo de barbarie, Cierto es que la decisión se acompaña de subliminales temores: “si dono estoy muerto”, habrá que cambiar esta postura por aquella que invoca el ejercicio de valores morales. Por otra parte aunque mínimos los casos abr que consignarlos, aquellos en los que la negativa a donar esta influida por la vanidad, el orgullo y la soberbia. No sorprende, vivimos tiempos de abulia moral.

Temas

Lee También

Comentarios