Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Noviembre 2019
Ideas |

AMLO y las mamacitas de los malandros

Por: Pablo Latapí

AMLO y las mamacitas de los malandros

AMLO y las mamacitas de los malandros

A estas alturas de su gobierno es innegable que a Andrés Manuel López Obrador las cosas le han salido bien; “bien”, a secas, pero a fin de cuentas bien.

Los factores que más nos pegan a los ciudadanos están controlados, y así como no nos han subido los impuestos, tampoco se ha disparado la inflación y si bien el dólar coquetea con la idea de presionar al peso los movimientos no han sido bruscos y mal que bien ronda alrededor de los 20 pesos desde hace tiempo. La gasolina, tan sensible, porque mueve a quienes mueven este país, se ha mantenido a precios decentes y no ha sido factor para provocar un aumento de precios.

Las dos amenazas mayores que ha enfrentado el gobierno han sido manejadas sin confrontaciones, con sumisión, pero a final de cuentas la receta le ha funcionado al presidente porque no prosperó la amenaza de Donald Trump de subir aranceles a cambio de que la Guardia Nacional de López Obrador se convirtiera en el guardián anti inmigrantes, y las cesiones a la Coordinadora de Trabajadores de la Educación le bajaron la presión a un movimiento de carácter casi nacional y que, de prosperar, hubiese puesto de cabeza al país.

Y tal parece que así seguirán las cosas, lo que para el ciudadano común es sin duda una buena noticia.

Ahora, esperar a que el país se mueva hacia adelante y se empiecen a ver resultados de transformación, se antoja imposible. Simplemente porque para atacar los grandes problemas nacionales los planteamientos han sido totalmente ingenuos.

Usted recuerda que para combatir a los delincuentes, además de no darle prioridad a la lucha a nivel nacional contra la seguridad, lo que personalmente hizo el presidente fue convocar a los malandros a pensar “en sus mamacitas” antes de cometer un delito.

Inimaginable cuando vemos la crueldad con que se cobran cuentas entre grupos del crimen organizado, y entre las mini bandas de narcos que dominan barrios y colonias de las principales ciudades del país.

Y pretender que haya el movimiento económico que se requiere para generar un crecimiento capaz de generar nuevos ingresos también se antoja complicado, porque la estrategia ha sido convocar a la buena fe de los empresarios para invertir en el país, cuando en los hechos el propio gobierno no ha detonado el gasto que se requiere para empezar a mover inversiones. Obviamente es muy alentador ver a Carlos Slim salir sonriente de sus reuniones en Palacio Nacional, pero Slim y una docena de empresarios más no representan al enorme universo de pequeños empresarios que tendrían que apostarle invirtiendo para crecer. Para ellos, con salir adelante en las circunstancias actuales es suficiente.

De seguir pues la estrategia de ceder y hacer concesiones ante grandes amenazas, y de pretender con propuestas ingenuas mover al país, este barco seguirá navegando igual: ni para atrás ni para adelante, ni para un lado ni para el otro, flotando con la inercia del gallego que decía “cero grados, ni frío ni calor”. 
 

Temas

Lee También

Comentarios