Domingo, 16 de Febrero 2020
Ideas |

AMLO y el 2020: tres pelotas de cristal

Por: Diego Petersen

AMLO y el 2020: tres pelotas de cristal

AMLO y el 2020: tres pelotas de cristal

Este año López Obrador se juega en muchos sentidos el futuro de su sexenio y de su pretendida cuarta transformación. Son demasiadas pelotas en el aire, como le gusta al presidente, pero a diferencia del año pasado, que cuando se le caían simplemente las volvía a recoger y de todos modos le aplaudían, como si se tratara de un espectáculo de clown mañanero, las pelotas que juega este año son de cristal: sí se rompen y recomponerlas será prácticamente imposible. Son tres pelotas de cristal las que están en el aire, tres temas sumamente delicados y que para efectos prácticos definirán en gran medida el futuro de su sexenio.

La primera bola de cristal es sin dida la salud. La crisis por la que atraviesa el sector salud en todo el país es autoinfligida, es el resultado de malas decisiones que, independientemente de que hayan sido tomadas por las razones correctas, generaron un problema grave en la capacidad de atención de la población. Los problemas del sector salud, los actuales y los anteriores, se pagan con vidas y para ello no hay explicación ni causa, por más noble que sea, que valga. Hoy está claro que haber operado simultáneamente las compras consolidadas (cuyo beneficio aún está en duda) junto con la desaparición del Seguro Popular y la implantación por decreto del prematuro Insabi, que nació sin reglas de operación y sin estructura, está provocando un problema de atención para miles de familias.

Las pelotas que juega este año son de cristal: sí se rompen y recomponerlas será prácticamente imposible

La segunda es la crisis de inseguridad y violencia. El argumento de que nos dejaron un cochinero, que es absolutamente cierto, no se sostiene en el tiempo. Este año la Guardia Nacional debería comenzar a dar resultados tangibles, pero, otra vez, las contradicciones, las prisas y la incapacidad de escucha del gobierno está generando no solo que los resultados no lleguen, sino que quienes deberían ser sus principales aliados en esta batalla, la sociedad civil organizada y las víctimas de la violencia, ya no lo son, pues el propio presidente ha decretado que todo aquel que ose cuestionarlo es su enemigo.

La tercera pelota de cristal que vuela por los aires con un altísimo riesgo de estrellarse contra el suelo y hacerse añicos es la política energética. Aferrarse a un pasado glorioso de Pemex y de la CFE y convertirlos en los buques e insignia de la recuperación del Estado, así como de una economía basada en un gobierno fuerte, puede llevar al país a un estancamiento prolongado sino es que a una crisis económica en el corto plazo. Pemex nunca será lo que fue por el simple hecho de que el petróleo ya no es lo que era y tiene los días contados, pero sobre todo porque la paraestatal está herida de burocracia e ineficiencia y eso no se cura con dinero.

El 2020 es el año crucial para el proyecto de López Obrador; o vuela directo a lo consolidación política en la elección intermedia o se derrumba como un castillo de naipes. En el inter el jaloneo, la tensión política y el enojo del presidente serán el pan nuestro de cada mañanera.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También