Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 28 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

* Modelo mexicano

Por: Jaime García Elías

* Modelo mexicano

* Modelo mexicano

Los alemanes tienen fama de “cuadrados”… pero no de tontos…

Concrétese o no el asunto, el simple hecho de que algunos dirigentes de la Bundesliga se planteen la posibilidad de incorporar en su sistema de competencia una “Liguilla” como la que desde hace muchos años se disputa en México como rúbrica de los campeonatos domésticos, es señal de que la modalidad no es tan aberrante como sostienen los expertos en buscarle tres pies al gato.

*

La propuesta se atribuye al presidente del Bayern Munich, Wolfgang Wolzhäuser…

Cualquiera pensaría, a la primera, que Wolzhäuser, al abrir la boca, se dio un tiro en el pie, considerando que su equipo está —para bien, se diría— en el centro de una de tantas chanzas relacionadas con el futbol teutón: la que sostiene que “Si en España todos los campeonatos se los reparten Barcelona y Real Madrid, y en México nunca se sabe qué equipo será campeón, Alemania es el único país en que desde hoy se sabe cuál será campeón… dentro de dos años”.

(El Bayern Munich, en efecto, ha sido 26 veces campeón de Liga, 14 de las cuales sólo en los últimos 20 años. No en balde un estudiante mexicano residente desde hace un lustro en Alemania, lo llama “el PRI del futbol germano”).

*

Independientemente de la confianza que seguramente tiene en la capacidad del club que preside y de que sus equipos sabrán mantener su hegemonía a pesar de las complicaciones que una “liguilla” a la usanza mexicana pudiera representar, Wolzhäuser argumenta que entre las bondades del sistema de competencia sobresalen dos: que “habría más expectativa de parte de los aficionados en el cierre de los torneos” —algo que en el caso mexicano está más que suficientemente demostrado—, y que “eso beneficiaría a los dueños de los derechos de transmisión” en el país bávaro.

Considerando, pues, que el futbol no es un deporte químicamente puro (el agua bidestilada sí lo es… y, sin embargo, dista mucho de ser la más recomendable para el consumo humano habitual), parece razonable hacer concesiones a dos de los ingredientes que lo han convertido en una gran industria: el espectáculo… y el negocio que está detrás de él.

Dos ingredientes que se benefician si a la competencia deportiva se incorpora un ingrediente de suspenso… como ocurre, desde hace años y felices días, en el futbol mexicano precisamente.

Temas

Lee También

Comentarios