Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

* El quinto partido

Por: Jaime García Elías

* El quinto partido

* El quinto partido

Para no dejar hilos sueltos: asignar nota reprobatoria al desempeño de Juan Carlos Osorio al frente de la Selección Mexicana “porque no se llegó al anhelado quinto partido”, como se pretende argumentar, denota dos cosas: miopía y mala fe.

Miopía (por definición, “defecto de la visión que impide ver con precisión los objetos lejanos”; en sentido figurado, “incapacidad para ver cosas que son muy claras y fáciles de entender, o para darse cuenta con perspicacia de algún asunto”), primero, porque antes de lanzar a los cuatro vientos la consigna de llegar a ese quinto partido que ha estado históricamente un paso adelante de la capacidad del futbol mexicano, debería ponderarse serenamente la estatura futbolística del adversario previo. En el Mundial de Rusia, ese rival fue Brasil, del que no es necesario recordar demasiados episodios para llegar a la conclusión de que necesariamente llegaría a ese encuentro como favorito. Lo mismo sucedió en la generalidad de los pasajes precedentes: México los enfrentó animado por las mejores ilusiones (“soñemos cosas chipocludas”, dijo el clásico)… pero con los momios en contra, como después demostrarían los hechos.

Y mala fe, después, porque ni fue esa la exigencia de los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol y de la Selección Nacional cuando se decantaron por la contratación de Osorio para dirigir al “Tri”, ni Osorio se comprometió en ningún momento, que se sepa -ni cuando aceptó el compromiso, ni cuando se consiguió la clasificación, ni cuando el sorteo de los grupos permitió vislumbrar las posibles combinaciones que pudieran darse... ni cuando se debutó venciendo a Alemania- a darles gusto a quienes querían, a toda costa, llegar al famoso “quinto partido”.

*

Se recordaba hace poco, aquí, la respuesta, rotunda, irrebatible, de la “Tota” Carbajal, en una entrevista, a la pregunta de “por qué México no llega al quinto partido en un Mundial”.

-¡Porque no ganamos el cuarto…!

¡Así de fácil…!

*

¿Se ganará alguna vez ese cuarto partido…? ¿Se llegará alguna vez al ansiado quinto…?

“La respuesta está en el viento”, diría la canción de Bob Dylan… Lo único indiscutible es que jugarán el quinto partido, a partir de hoy, los ocho mejores del Mundial de Rusia… aunque no necesariamente (recuérdense las ausencias de Italia, Holanda y Chile, o las prematuras descalificaciones de Alemania, España y Argentina) los ocho mejores del mundo. Y México no está entre ellos.

Temas

Lee También

Comentarios