Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Mayo 2018
Ideas |

* Conflictos

Por: Jaime García Elías

* Conflictos

* Conflictos

Más allá de las especulaciones y frivolidades propias de la época —las fiestas de fin de año, y el receso entre el Torneo de Apertura (del que ya se desvanecieron los postreros ecos) y el de Clausura que arranca el próximo fin de semana—, dos episodios ocurridos en las últimas semanas dieron pie a que irrumpiera tímidamente en escena la Asociación de Futbolistas, de reciente creación.

*

Las historias son de sobra conocidas. Planteados esquemáticamente, se trata de conflictos entre dos jugadores y los correspondientes clubes…

El primero tuvo como protagonistas a Osvaldo Alanís y el Guadalajara; el segundo, a Emiliano Armenteros y el Santos Laguna. En el primer caso, el club rechazó las exigencias del jugador —en el rubro del salario, principalmente— para la extensión del contrato vigente, y lo mandó a entrenar con su filial en Segunda División; en el segundo, el club transfirió la carta del jugador al Atlante de la División de Ascenso, lo separó del plantel y le adeuda una quincena.

En ambos casos, la intervención de la Asociación de Futbolistas se limitó a emitir sendos comunicados. En el de Alanís, con un texto que plantea que “algunos directivos de clubes mexicanos (…) buscan ejercer presión para obligar a los Futbolistas (así: con mayúscula) a firmar contratos que no aceptan, incluso con amenazas a futuro que ponen en riesgo su carrera”, y demanda “un trato justo y con respeto como profesionales del Futbol (sic) como se hace en las mejores Ligas del Mundo”. En el de Armenteros, con un mensaje que establece que “en caso de que no exista respuesta alguna por parte del equipo sobre el estatus del futbolista en el plazo establecido —que se vence hoy—, se le apoyará en los procesos correspondientes”.

Puro rollo, pues.

*

Habida cuenta de que la Federación Mexicana de Futbol reconoció expresamente, desde su creación, a la Asociación de Futbolistas, y de que en el esquema de aquélla existe una Comisión de Resolución de Controversias, hay, formalmente, el canal adecuado para que ésta pase de las palabras a los hechos…

Eso, en teoría. En la práctica no aparece aún una señal —¡una siquiera…!— de que la Asociación de Futbolistas tenga dirigentes que puedan o sepan influir para que, en casos de conflicto, pueda negociar desde una posición menos desventajosa la materia prima de la gran industria en que se ha convertido el futbol.

Temas

Lee También

Comentarios