Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 14 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

- “…después viriguan”

Por: Jaime García Elías

- “…después viriguan”

- “…después viriguan”

Se comprende que la obra pública, casi sin excepción, ocasione “daños colaterales”. La expresión fue acuñada en ocasión de la intervención de las fuerzas armadas estadounidenses en Vietnam, en los años sesenta del siglo pasado. Aludía, en tono eufemístico, a los daños y perjuicios no intencionados o accidentales, causados por una operación militar. Por extensión, el concepto se aplica, entre otras cosas, a los daños y perjuicios que la realización de determinados proyectos implica.

-II-

En el caso de dos de las obras públicas más ambiciosas –por los beneficios que supuestamente dejarán una vez que estén en operación– que actualmente se realizan en Guadalajara y municipios conurbados (la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, casi de extremo a extremo de la mancha urbana, y el Paseo Alcalde en pleno corazón de la ciudad), hasta ahora los medios quizá se han ocupado más de los daños colaterales, porque son tangibles, que de las bondades de tales proyectos, porque éstas están en el terreno de las buenas intenciones.

Entre los daños ya registrados, sobresalen los que han resentido las fincas –de más de un siglo de antigüedad muchas de ellas– de la antigua Avenida y futuro Paseo Alcalde; muy particularmente, las iglesias (El Santuario de Guadalupe, San José de Gracia, la Catedral, San Francisco y Aránzazu) y construcciones emblemáticas como La Casa de los Perros. Adicionalmente, el incremento en las complicaciones viales y las afectaciones a las construcciones de muchas calles paralelas y transversales, como resultado de los desvíos de las rutas del transporte público hacia calles que no estaban destinadas para tal uso. Además, los cierres de un alto porcentaje de los negocios que de la noche a la mañana vieron dramáticamente reducida su clientela.

-III-

Si en el caso de las Líneas 1 y 2 del Tren Eléctrico Urbano las afectaciones al entorno no fueron tan notorias, porque ambas circulan más por túneles que por superficie, en el de la 3, actualmente en construcción, está por verse si el impacto a comercios y viviendas aledaños a su ruta no será similar al que ocasionó el Macrobús, que se instaló en la Calzada Independencia no precisamente porque fuera lo más pertinente en función de estudios de origen y destino, sino porque era donde era más fácil colocarlo… fastidiárase quien se fastidiare.

Hágase efectiva o no la buena intención con que se realiza, la obra pública, muchas veces, parece obedecer a la célebre conseja villista: “Primero jusílenlo, después viriguan…”.
 

Temas

Lee También

Comentarios