Martes, 30 de Noviembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Prejuicios

Por: Jaime García Elías

- Prejuicios

- Prejuicios

Si mentir, por definición, es “engañar, faltar a la verdad, decir a sabiendas algo que es falso, inducir a error”, lo mismo puede decirse del hecho de ocultar la verdad. Se supone que los médicos, todos -incluido el secretario de Salud, Jorge Alcocer-, por la misma naturaleza de su profesión, están capacitados y entrenados en un ejercicio similar al de los equilibristas que caminan sobre la cuerda floja, cuando deben informar a sus pacientes y a sus familiares sobre su estado de salud, por sombrías que sean sus perspectivas.

Repugna, por tanto, la actitud del referido secretario de Salud, al declarar en un foro, por una parte, que “hay indicios de una nueva ola” de COVID-19 en México..., y, por otra, que no quería que esa información pasara a la prensa porque sus miembros “son distorsionadores de la verdad”.

-II-

Que haya periodistas que por torpeza o por mala fe ocasionalmente distorsionen la verdad, es innegable. Generalizar, empero, implica convertir un prejuicio en dogma. Si la regla fuera que la prensa distorsiona la verdad, su reputación sería nula: ya le hubiera costado su desaparición.

Que algunos ciudadanos desconfíen sistemáticamente de la prensa, es comprensible. Que un funcionario público desdeñe, por elemental sentido práctico, la norma de “pensar lo que dice” y no limitarse a decir irresponsablemente lo que piensa, es incomprensible... y, sobre todo, verdaderamente lamentable.

De entrada, la posibilidad de que en México se presente en el corto plazo un repunte de la pandemia, parece razonable. Por una parte, en otros países -Austria, Alemania y Holanda entre ellos- ya llegaron a esa fase. Por la otra, eventos como la celebración del Día de Muertos en todo el país, el Gran Premio de Fórmula Uno en la Ciudad de México, El Buen Fin hace unos días, el reciente retorno generalizado a clases en todos los planteles escolares y las próximas fiestas decembrinas, que mueven multitudes, más el evidente desdén de muchas personas por las pautas y protocolos sanitarios, alimentan el temor de que, en efecto, pudieran incrementarse los contagios.

-III-

Se supone que la cabeza visible del aparato gubernamental responsable de la salud pública -como el médico que atiende a un paciente delicado-, debería advertir a la sociedad sobre los riesgos latentes, orientarla sobre las medidas adecuadas para reducirlos..., y, en vez de descalificarla en nombre de sus prejuicios, valerse de la prensa -aun corriendo el riesgo de que algunos periodistas distorsionen la verdad- para ello.

jagelias@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También