Viernes, 26 de Febrero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- “Noble y leal...”

Por: Jaime García Elías

- “Noble y leal...”

- “Noble y leal...”

También los tópicos caducan. La fuerza de la costumbre los mantiene vigentes durante cierto tiempo, hasta que los hechos los devalúan y terminan por desvanecerlos…

En el caso de los que formaron parte de la identidad de Guadalajara, hay dos, por lo menos, que aún se sostienen, prendidos con alfileres, en la memoria de sus habitantes más ancianos… aunque la maldita realidad está en vías de erradicarlos: uno es la etiqueta que solía colgarse a la ciudad, gracias a una de las virtudes más características de sus habitantes: “Ciudad Amable”; otro, el calificativo que se aplicaba a los sucesos violentos que ocasionalmente ocurrían en esta que se jactaba de ser “tierra de Dios y de María Santísima”: “hechos aislados”.

-II-

Varios episodios acaecidos en lo que va de la semana invitan a reparar en que la violencia ha sentado sus reales y adquirido carta de ciudadanía en Guadalajara y sus alrededores…

Había ya algunos densos nubarrones sobre los otrora límpidos cielos tapatíos: uno, el hallazgo, cada vez más frecuente, de fosas clandestinas utilizadas por delincuentes -obviamente- para confinar, por decenas, descuartizados las más de las veces, los cadáveres de sus víctimas; otro, las estadísticas (oficiales) que daban cuenta de que en la Zona Metropolitana de Guadalajara ocurrían, en promedio, cuatro o cinco homicidios al día.

A esos sucesos, que ya marcaban una tendencia, deben agregarse los más notorios solo en lo que va de la semana: la escandalosa balacera del lunes al mediodía en la zona de Andares, en Zapopan; el miércoles, la irrupción de un comando en una casa particular, en Tlaquepaque, con saldo de cinco personas muertas y una herida; el mismo día, el ataque de dos sujetos armados en una casa de la Colonia 18 de Marzo, en Guadalajara, contra otras cuatro personas, dos de las cuales fallecieron; ayer jueves, el hallazgo de un cadáver calcinado, aparentemente asesinado con arma de fuego, y el asesinato de una mujer que llegaba al gimnasio, acompañada de su hija, en la colonia Mirador de la Cañada, en Zapopan.

-III-

Al volverse repetitivos, esos hechos dejan de ser “aislados”; al volverse recurrentes, casi cotidianos, y al producirse en lugares públicos y aun en la propia casa de las víctimas, dejan muy mal parada la fama de “Ciudad Amable” que, por obra y gracia del talante de sus moradores, en sus mejores tiempos tuvo la “noble y leal” -otro tópico caduco, probablemente- ciudad de Guadalajara.

Temas

Lee También