Domingo, 20 de Septiembre 2020
Ideas |

- "No coman ansias..."

Por: Jaime García Elías

-

- "No coman ansias..."

Más elocuente, imposible...

Pudo haber dicho, evocando a uno de sus modelos de vida o santos protectores, que las manifestaciones que de manera sistemática se realizan cada fin de semana en varias ciudades del país –incluidas, por supuesto, tanto la propia capital como Guadalajara— para “exigir” su renuncia, le hacen “lo que el viento a Juárez”. Pudo haber respondido con la consabida grosería de “A palabras de marrano, oídos de chicharronero”. Optó, sin embargo, para no lastimar a nadie, suscribiéndose a lo políticamente correcto, por una fórmula conciliadora: “No coman ansias...”.

-II-

Fue esa, en efecto, la respuesta del Presidente López Obrador a la invitación, en “La Mañanera” de ayer, a comentar las manifestaciones de la víspera, en que, desde hace varias semanas, cientos de personas organizan y participan en caravanas de automóviles para –subrayémoslo— “exigir” su renuncia.

Más allá de su (obvia) antipatía a la persona o a su talante, y de su reprobación a sus políticas –tan legítimas, ambas, como las simpatías que a otros puedan merecerle—, vale decir que no queda claro el sustento de calificativos como el de “traidor” (aplicable, por definición, a quien viola la fidelidad o lealtad debidas, o a quien incurre en un delito en contra de la patria o en beneficio del enemigo) que los manifestantes le dedican..., ni la insistencia en el tono. Exigir es demandar imperiosamente algo a lo que se tiene pleno derecho, pero el verbo también aplica a demandas o pretensiones caprichosas o desmedidas.

-III-

Por supuesto, si, enterado de que unos cientos (o miles) de manifestantes reprueban sus acciones como gobernante, el Presidente, sin más trámite, con tal de darles gusto, los obsequiara con su renuncia, habría que calificar tal reacción de pusilánime.

Por lo demás, a la vista de que dentro de dos años se realizará el ejercicio de revocación de mandato que el propio López Obrador ofreció desde su campaña electoral, ratificó al tomar posesión de su cargo y el Congreso ya aprobó, el valor de uso de las manifestaciones realizadas hasta ahora y de las que haya en lo sucesivo, consistirá en ganar simpatías para su causa... y antipatías para el Presidente.

Ya dirá el tiempo –“supremo juez”, lo llamó Paul Dukas— si esas adhesiones son suficientes para causar el efecto que ahora se pretende... o si, como a veces sucede, la consecuencia de este alboroto sea “salir de Guatemala –a petición general—..., para entrar en Guatepeor”.
 

Temas

Lee También