Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

- Negligencia criminal

Por: Jaime García Elías

- Negligencia criminal

- Negligencia criminal

Cuando se anunció la construcción del túnel que cruzaría de norte a sur el Centro Histórico de Guadalajara, como parte de la obra de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, se aseguró que todo estaba previsto; que ninguna construcción de valor patrimonial o histórico de la zona (Catedral, Palacio de Gobierno, Presidencia Municipal, las iglesias de Nuestra Señora del Sagrario, el Santuario, San José, San Francisco y Aranzazú, más media docena de fincas arquitectónicamente rescatables) sufriría daño alguno; que para la obra se utilizaría la misma tecnología que se utilizó para construir el Metro de Barcelona, sin que la famosa Basílica de la Sagrada Familia sufriera el mínimo rasguño…

Y, venido a ver...

-II-

Más allá del impacto ambiental -aún por verse- que pudiera tener la obra, en los tramos en que los trenes correrán por carriles elevados, los daños y perjuicios que la cacareada Línea 3 ha ocasionado mucho antes de que empiecen a palparse sus beneficios, son del dominio público. Una construcción emblemática de Guadalajara, el templo de San Francisco, está cerrado al culto desde marzo del año pasado, por las afectaciones que acusa su estructura y por el riesgo para la población que implicaría mantenerlo en uso, particularmente en la siempre latente eventualidad de un sismo. A pocos días del cierre, el Sistema del Tren Eléctrico Urbano (o sea “el Supremo Gobierno, que no se equivoca nunca”), siguiendo el ejemplo de Pilatos, negó -¡no faltaba más…!- que hubiera una relación de causa a efecto entre la construcción del túnel y los daños de la iglesia. A la fecha, a la vista de que la grieta que divide la nave central del recinto se ha ensanchado (de 0.5 a 1.3 centímetros), ni hay un proyecto puntual y específico para la restauración -que corresponderá, en el mejor de los casos, a las próximas administraciones gubernamentales-… ni parece haber la menor intención de deslindar y eventualmente encausar las responsabilidades correspondientes.

-III-

Ya es larga la lista de atrocidades mayúsculas perpetradas en Guadalajara, que han ocasionado daños de mayor cuantía… y aun muertes. Las explosiones de abril del ’92 en el Sector Reforma; las de marzo del ’83 en las calles de Sierra Morena; la destrucción del colector de la avenida López Mateos por una sobrepresión causada por una tormenta; las inundaciones de fincas en la Colonia Alcalde Barranquitas; el disparate de haber construido las Villas Panamericanas donde se construyeron, y ahora lo de San Francisco: todas son, en mayor o menor medida, atrocidades que tienen su común denominador en la negligencia rayana en lo criminal…, y están, en todos los casos, impunes hasta ahora.

Temas

Lee También

Comentarios