Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Julio 2019
Ideas |

- Misión imposible (I)

Por: Jaime García Elías

- Misión imposible (I)

- Misión imposible (I)

 “En el portal en que lucieron antes / celebradas bellezas tapatías, / encantos naturales de otros días / que aplaudieron artistas delirantes…”.

Por ahí iban, hasta donde consigna la memoria, los versos de un epigramista que denunciaba, ¡hace medio siglo!, el abandono de las tradiciones, la degradación de las costumbres de los tapatíos y el inicio de un período ruinoso para el Centro y, en mayor o menor medida, los nunca bien ponderados “barrios tradicionales” de Guadalajara. (Los más de cincuenta años transcurridos desde que aquellos versos se publicaron hasta la fecha, sugieren que la nostalgia de tiempos mejores y el temor de que -parafraseando, con Mario Benedetti, a Don Jorge Manrique- “cualquiera tiempo futuro será peor”, resultan aún más válidos en el presente).

-II-

Viene a cuento la reminiscencia por la noticia (EL INFORMADOR, V-24-17, p. 13-A) de que el Presidente Municipal de Guadalajara, Federico del Toro, y los comerciante del Centro Histórico coinciden en la intención de “rescatar” la zona, afectada directamente por las obras de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano… y tangencialmente por la transformación de la otrora Avenida en el proyectado Paseo Alcalde.
Es probable que dichas obras hayan sido las gotas que derramaron el vaso. El abandono del Centro de Guadalajara por parte de sus pobladores, lento al principio, acelerado después, comenzó por ahí de los años 70 del siglo pasado. No fue “una moda”, como planteaba alguno de los comerciantes empeñados en el proyectado “rescate”. El éxodo obedeció a que las ciudades tienen dinámicas que obedecen a la lógica: cuando los hijos crecen y deciden hacer su propia vida, emigran en función de que se modifican sus necesidades. Los barrios tradicionales se van despoblando paulatinamente. Se cierran las escuelas, porque ya no hay niños. Las iglesias se vacían porque no hay feligreses a sus alrededores. Los cines (Variedades, Las Américas, Alameda, Avenida, Metropolitan…) y restaurantes cerraron sus puertas…

-III-

Las calles del Centro, después de las diez de la noche, reflejan -como dijo otro comerciante en la nota señalada- “una dolorosa imagen urbana de abandono y peligro en muchas calles (…); zonas habitacionales y áreas comerciales antes vivas, hoy están muertas”.

Dar vida a los centenares -quizá miles- de viviendas abandonadas, ruinosas, inhabitables muchas de ellas, es, ciertamente, un buen deseo. Repoblar el Centro significa tratar de dar marcha atrás a las ruedas de la historia. Revertir ese proceso se antoja una misión imposible… o punto menos.

Temas

Lee También

Comentarios