Sábado, 23 de Enero 2021
Ideas |

- ¿Irrisorio… o trágico?

Por: Jaime García Elías

- ¿Irrisorio… o trágico?

- ¿Irrisorio… o trágico?

Sería irrisorio, chusco incluso, si no fuera deplorable, por decir lo menos: en Jalisco, según cifras de la Fiscalía difundidas en EL INFORMADOR, se dictaron 83 sentencias por homicidio durante el año 2020; la misma dependencia -encargada, en teoría, de esclarecer los delitos de que tiene conocimiento-, en los once primeros meses del año abrió mil 616 carpetas de investigación, por otros tantos cadáveres encontrados, muchos en la vía pública -en callejuelas citadinas, en caminos vecinales o en vehículos abandonados- y muchos más en las fosas clandestinas descubiertas en la  Zona Metropolitana de Guadalajara y en otros municipios de la entidad.

-II-

Es inevitable subrayar que el crimen más sonado del año fue, obviamente, el del ex gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, y que, hasta donde se sabe, en los días transcurridos desde entonces no ha habido avances sustanciales en la investigación. Más allá de especulaciones o rumores, el mutismo de las autoridades acerca de los posibles autores materiales o intelectuales, o de sus móviles, o de supuestas líneas de investigación al menos, es, salvo prueba en contrario, sintomático de que están, como en los casos en que las víctimas han sido mortales comunes, a la espera de que el azar -una delación, el clásico chivatazo, por ejemplo- les encienda una lucecita en medio de las tinieblas.

Igualmente sería risible, si no fuera ominoso, que tres de las 83 sentencias por homicidio doloso dictadas durante 2020, se dictaron contra otros tantos reclusos, señalados por la muerte de ocho reos durante una riña ocurrida en el penal en mayo pasado.

Para tres preguntas -consignadas en EL INFORMADOR-, simplemente no hubo respuesta. Dos de ellas son básicas. Una se relaciona con los hechos consumados: “¿Cuántas órdenes de aprehensión por homicidio -derivadas, en teoría, de la investigación de los más de mil 600 homicidios registrados de enero a noviembre- están pendientes?”; la otra, con el legítimo interés del ciudadano común por alimentar la esperanza de que la inseguridad creciente se contenga o idealmente se reduzca: “¿Cuál es la estrategia para abatir los niveles de impunidad en homicidio doloso?”.

-III-

Un potencial homicida -lo dicen los datos del INEGI, lo declaró recientemente la Secretaria de Gobernación, lo confirma el asesinato del ex gobernador Sandoval- sabe que las probabilidades de que un asesino, en este país, sea identificado, aprehendido, procesado y sentenciado, son, apenas, de una contra cien. (Lo dicho: sería irrisorio… si no fuera trágico).

Temas

Lee También