Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

- Idolatría

Por: Jaime García Elías

- Idolatría

- Idolatría

El hecho, absolutamente histórico, es claro ejemplo del surrealismo mexicano. Poco después de la muerte de Pedro Infante (abril de 1957), un tabloide capitalino agotó en minutos una edición extraordinaria, cuyo encabezado, a toda plana, proclamaba: “¡Pedro Infante no ha muerto!”. El cuerpo de la nota ampliaba, con ocho palabras -más que suficientes- la noticia: “Vive en el corazón de todos los mexicanos”.

La historia se ha repetido, en lo esencial, varias veces: había sucedido antes con Jorge Negrete (1953); sucedió después con Javier Solís (1966), Cantinflas (1993), María Félix (2002), Juan Gabriel (2016), y ahora con José José. Volverá a repetirse -valga el pleonasmo- con los que siguen en la lista. Una lista inagotable, por lo demás. Tampoco ellos han muerto. Ni morirán. “Todos viven en el corazón de todos los mexicanos”.

-II-

Samuel Ramos (“Perfil del Hombre y la Cultura en México”) u Octavio Paz (“El Laberinto de la Soledad”), preclaros retratistas del alma mexicana, lo habrían dicho magistralmente. Las manifestaciones de admiración, más que de dolor por la muerte de ciertos personajes profundamente arraigados en la cultura popular, sugieren que la evangelización -con su buena dosis de violencia-, hace cinco siglos, apenas si colocó un barniz de la religiosidad impuesta, a un concepto que hasta la fecha puede asociarse con la idolatría. Ésta, por definición, es “la adoración que se da a los ídolos”. La adoración implica el culto o reverencia que se ofrece a un ser. El ídolo puede ser una deidad… pero es también -de vuelta al Diccionario- “una persona o cosa excesivamente amada o admirada”.

Las escenas de la repatriación de los restos del cantante (en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, además), que la televisión transmitió ayer; el trayecto del Aeropuerto al Palacio de Bellas Artes, las guardias en ese recinto, el traslado a la Basílica de Guadalupe, la misa, el recorrido hasta el Panteón Francés y la sepultura de sus cenizas, tuvieron el marco de una coreografía espontánea, callejera, abigarrada y festiva -a su manera-, acompañada de los lugares comunes de reporteros y conductores contagiados de la emoción popular, que remitía a las que brotaron, en su momento, en ocasión de las visitas de los tres papas que han estado en México: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

-III-

Colofón: López Velarde, en su “Suave Patria”, lo dejó escrito: “Patria, te doy de tu dicha la clave: sé siempre igual, fiel a tu espejo diario…”.

Temas

Lee También

Comentarios