Domingo, 29 de Mayo 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Gallardía

Por: Jaime García Elías

- Gallardía

- Gallardía

En teoría, según el Artículo 20 de la Constitución, en México “toda persona imputada tiene derecho a que se presuma su inocencia, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa”. Así, la maestra -secretaria de Educación, para más señas- Delfina Gómez Álvarez tenía a su favor el principio de presunción de inocencia con respecto a la acusación de haber descontado el 10% de su salario a los trabajadores del Ayuntamiento durante su ejercicio como presidenta municipal de Texcoco (de 2012 a 2015) para destinarlo al Movimiento de Regeneración Nacional que devendría partido político (Morena), hasta que dos resoluciones judiciales establecieron lo contrario: una, el pasado 3 de septiembre, cuando el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) acreditó “una infracción en materia de fiscalización”, al no hacerse los reportes correspondientes, por lo que impuso al partido una sanción de cuatro millones 529 mil pesos; la otra, cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificó dicha sanción el pasado 12 de enero.

-II-

En los tres meses transcurridos entre ambas resoluciones, la maestra Gómez pudo haber impugnado judicialmente la primera... o, al menos, expresado su inconformidad con ella. No fue el caso. Interrogada por los reporteros, dijo ser “respetuosa de las autoridades”. En la semana transcurrida desde la segunda, tampoco -que se sepa- ha promovido ninguna acción en su defensa. Se infiere, por tanto, que acepta haber incurrido en la conducta señalada, si no como delito, sí, al menos, como irregularidad. Y así como tuvo a su favor el principio de presunción de inocencia cuando el Partido Acción Nacional (PAN) presentó la queja en su contra en 2017, ahora que hay “sentencia emitida por el juez de la causa”, hay, en consecuencia, presunción de culpabilidad en su contra; una presunción que estará vigente hasta que dicha sentencia no sea combatida por sus representantes legales y una instancia superior no decida revocarla.

-III-

En esa tesitura, la declaración del Presidente López Obrador, en “la mañanera” de ayer, en el sentido de que la maestra es “honesta y digna”, y de que él está “orgulloso de que sea la secretaria de Educación del Gobierno Federal”, parece ir en consonancia con su declarada aversión a las instituciones -“¡al diablo las instituciones!”, fue su frase celebérrima-... aunque resulte encomiable como gesto de gallardía ante una dama que ha aportado pruebas contantes y sonantes de lealtad a la causa, no faltaba más.

jagelias@gmail.com
 

Temas

Lee También