Viernes, 26 de Febrero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- ¿Demasiado pedir…?

Por: Jaime García Elías

- ¿Demasiado pedir…?

- ¿Demasiado pedir…?

Odiosas y todo, las comparaciones, a veces, resultan inevitables…

Los medios de comunicación destacaron el elogio a “la unidad” en el primer discurso de Joe Biden ya como presidente de los Estados Unidos, después del proceso electoral -naturalmente controversial- y los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de Washington.

Sin embargo, quizá convendría subrayar, más que las frases, los conceptos centrales de ese mensaje…, pensando, con un poco de buena voluntad, que quizás acomodan, como traje cortado a la medida, a las actuales circunstancias políticas de México, a casi tres años de las más recientes elecciones y a casi cinco meses de las próximas.

-II-

Biden afirmó que “la unidad es lo más importante en la democracia”. Externó su intención de “reconstruir la clase media, garantizar la sanidad a todos”, y su convicción de que “podemos hacerlo”.

“Al hablar de unidad -dijo-, les puede parecer una tonta fantasía, porque las fuerzas que nos dividen son profundas y reales... pero no son nuevas. En nuestra historia ha habido una lucha constante entre nuestros ideales y la dura realidad.

“Ninguna nación puede avanzar en el caos -añadió-. La unidad es el camino hacia adelante (…). Tenemos que tratarnos con dignidad, con respeto. Tenemos que vernos no como adversarios sino como vecinos, y caldear los ánimos en aras de la unidad, porque si no, no va a haber progreso (…). Este es un momento histórico, y la unidad, el camino hacia adelante. Vamos a empezar a escucharnos, a mostrarnos respeto. La política no tiene que ser un infierno, destruyendo todo en su camino. Si no estamos de acuerdo, no tenemos que ir a la guerra.

“Me comprometo a (…) ser el presidente de todos los estadounidenses, y les prometo que voy a luchar todo lo que pueda por aquellos que me apoyaron, pero también por los que no lo hicieron.

“Tenemos que acabar esta guerra entre rojos y azules; esta guerra entre lo rural y lo urbano, de lo conservador contra lo liberal. Tenemos que (…) mostrar tolerancia y estar dispuestos a ponernos en la posición del otro...”.

-III-

Suena utópico… Se antoja ilusorio… “Es demasiado pedir”, podría decirse, considerando el afán, aquí, hasta ahora, de acentuar divergencias y provocar confrontaciones; de excusar incompetencias culpando de todo a quienes nos antecedieron, y de tildar y tratar como adversarios a quienes ejercen honestamente el derecho a la disidencia o a la crítica, inherentes a toda sociedad civilizada.

Temas

Lee También