Domingo, 12 de Julio 2020
Ideas |

- ¡…Cero!

Por: Jaime García Elías

- ¡…Cero!

- ¡…Cero!

Vivir implica correr riesgos. Por eso se dice, sin faltar a la verdad, que vivir mata.

-II-

Es probable que, en el afán de llevar hasta sus últimas consecuencias la recomendación de mantener a rajatabla las medidas de higiene dispuestas por las autoridades –sanitarias y civiles—, los haya que, a imagen y semejanza de El Licenciado Vidriera de una de las Novelas Ejemplares, de Cervantes, manifiesten síntomas de “la más extraña locura que entre las locuras hasta entonces se había visto: imaginóse (…) que era todo hecho de vidrio, y con esa imaginación, cuando alguno se llegaba hacia él, daba terribles voces, pidiendo y suplicando con razones concertadas que no se le acercasen, porque lo quebrarían; que real y verdaderamente él no era como los otros hombres, que todo era de vidrio, de pies a cabeza”.

Sin embargo, serán los menos. Los más, hasta donde puede vislumbrarse, actuarán a la inversa. Hartos del confinamiento (ma non troppo) a que han estado sometidos desde mediados de marzo –hace dos meses y medio, pues—, es de temerse que, en efecto, interpreten la “Fase Cero” que hoy empieza como la luz verde para reanudar sus actividades y volver a la normalidad; a la antigua normalidad –valga el subrayado— y no a la “nueva” de que se habla insistentemente: una “normalidad” relativa, en la que muchas prácticas que eran habituales tendrán que abandonarse, y muchas de las que, en cambio, debieron incorporarse a los hábitos personales y sociales, por fastidiosas que pudieran parecernos, por el temor a contagiarnos o a contagiar a los demás, nos acompañarán por tiempo indefinido.

-III-

Por más cuidado que tengan tanto las empresas como los trabajadores que a partir de hoy entrarán gradualmente en la referida “nueva normalidad”, es previsible, como ya quedó apuntado, que habrá rebrotes de la epidemia; que, en algunos casos –como sucedió en los países europeos que ya transitaron esa parte del camino—, haya necesidad de enmendar; de dar marcha atrás. Lo advirtió el sábado, con todas sus letras, el subsecretario López-Gatell: “Si las reglas no se siguen, lo que va a pasar es que cada municipio y cada estado tendrán un mayor número de contagios, va a reemerger la pandemia, y entonces vendrán medidas más restrictivas, que nos regresen a etapas previas del control epidémico”.

Queda claro, pues: el éxito o el fracaso del deseable regreso a la normalidad –aunque sea la “nueva”…— está en nuestras manos.
 

Coronavirus

Temas

Lee También