Jueves, 02 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Gente Bien

Gente Bien | Café con letras

Columna: Y tú, ¿a qué le apuestas?

A veces, poner el corazón en cada acción, es la mejor apuesta que puedemos hacer 

Por: Aracely Aguilera

Aunque son tiempos difíciles, no hay que perder la esperanza / Photo by Michele Henders on Unsplash

Aunque son tiempos difíciles, no hay que perder la esperanza / Photo by Michele Henders on Unsplash

La sensación de pérdida arrasa con todo, especialmente con la esperanza. Le apostamos a lo que creemos, lo damos todo cuando sentimos que vamos en la dirección correcta, a conquistar nuestros sueños.

Hay quien le apuesta a conseguir todo fácil, quizá a costa de lo que sea, pero hay quien le apuesta a ver más allá de lo superficial y lo da todo por lo que en verdad mueve este mundo: el amor.

A veces, la dirección correcta es la que el corazón nos indica / Photo by Freestocks on Unsplash

Suena cursi en estos tiempos poner como prioridad el amor o tal vez poner el corazón en todo lo que hacemos. A eso le apuesto yo, a hacer las cosas con el corazón. Le apuesto a escribir con todo mi corazón. A solas, en el trabajo, en cada momento, siempre, escribir es mi manera de entender el mundo. Cuando hablo del corazón me refiero a darlo todo en cada acción, en cada palabra, en cada gesto. Los resultados pueden tardar en llegar y la esperanza nos mira de frente para probar hasta dónde somos capaces de creer, hasta donde llegaremos para saber escuchar a nuestra voz interior y lo mejor de todo, seguirla.

Con esto no quiero decir que desear sea malo pero se va dando poco a poco, es parte de los resultados y la satisfacción será mucho mayor.

Me queda claro que tomar atajos en este camino del corazón no nos lleva a ningún lado, tal vez a caer en la desilusión y tarde o temprano caeremos en la cuenta de que no vamos por el camino correcto.

Por las mañanas, cuando tomo mi primera taza de café, siento que soy capaz de conquistar el mundo y cumplir todo lo que me proponga, tal vez por eso amo el café, porque me invita a soñar. Pero hay días en los que también pierdo la esperanza… que me paro tras la ventana para recordarme que aunque cansada, debo seguir luchando y encender nuevamente mi ilusión de salir adelante, de creer que el corazón me llevará de la mano hacia mi destino. Si caí, entenderlo y levantarme con más fuerzas para seguir.

Se nota cuando ponemos el corazón en nuestras actividades / Photo by Jeremy Bezanger on Unsplash

A nadie podemos engañar cuando estamos a solas, a oscuras antes de dormir, esos minutos mágicos en los que visualizamos esa realidad tan deseada… planeamos, construimos y guiamos un plan que va directo hacia ese punto. 

No hay sueño pequeño, todos tienen su valor y forma, y siempre vale la pena luchar por ellos. Es en el error donde podemos crecer, aprender, seguir y darnos el valor para levantarnos el día de mañana con una sonrisa.

Y tú, ¿a qué le apuestas?

AA

Temas

Lee También