Martes, 07 de Diciembre 2021
Estilo |

Un brindis moderado, bueno para el corazón

Un estudio de la Universidad de Monash muestra el beneficio de un licor ocasional en nuestro organismo

Por: El Informador

Cerveza. Una bebida que puede ser útil para nuestro organismo. Unsplash

Cerveza. Una bebida que puede ser útil para nuestro organismo. Unsplash

Conforme con un estudio realizado por la Universidad de Monash, en Australia reveló que el consumo moderado de alcohol podría proteger contra enfermedades cardíacas. Para ello participaron más de 18 mil personas en Estados Unidos y Australia, siendo todos mayores de 70 años. Se trata del el primer estudio en analizar implicaciones de ingesta de licor en la salud cardíaca. 

A modo de contexto, el consumo excesivo de licor es uno de los principales contribuyentes a las cifras de morbilidad a nivel mundial y un factor de riesgo importante de mortalidad.

No obstante, investigaciones anteriores sugirieron que el consumo moderado de alcohol puede estar asociado con un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Cabe destacar, la investigación de la Universidad de Monash, es la primera en indagar el riesgo de enfermedades cardíacas y la mortalidad, asociados con el consumo de licor en personas sanas.

La metodología constó en un ensayo clínico llamado ASPirin in Reducing Events in the Elderly (ASPREE), dirigido por la universidad australiana acerca de la aspirina y la salud en adultos mayores. Este fue realizado con el propósito de descubrir formas de mantener la salud, la calidad de vida e independencia a medida de que las personas envejecen.

El doctor Johannes Neumann, de la Facultad de Salud Pública y Medicina Preventiva de la universidad estuvo a cargo de la investigación. Cabe mencionar, los participantes no tenían problemas cardíacos previos, demencia diagnosticada o discapacidad física limitante de la independencia.

Bajo esta línea, la información sobre el consumo de alcohol de las personas se evaluó mediante un cuestionario autoinformado al inicio del sondeo. Con base en esa información, la ingesta de alcohol se calculó en gramos por semana y para participantes de Estados Unidos una bebida estándar equivalía a 14g y 10g para australianos.

De tal forma, los resultados arrojaron el 18.6% de los participantes no ingirió bebida todas las semanas, mientras que el 37.3% informó ingirió de 1 a 50g de alcohol por semana. El 19.7% dijo consumió de 51 a 100g por semana, 15.6% mencionó beber de 101 a 150g semanalmente y el 8.9% dijo tomó 150g por semana.

Los participantes fueron monitoreados durante un promedio de 4.7 años y el estudio encontró que había un riesgo reducido de enfermedades cardíacas. Esto aplicó para quienes consumieron licor de forma moderada en comparación con quienes nunca consumieron alcohol.

Por su parte, el doctor Neumann, subrayó los hallazgos deben interpretarse con precaución, ya que los participantes del estudio estaban inicialmente sanos. Además, la evidencia previa mostró que el consumo excesivo de bebida aumenta el riesgo de otras enfermedades crónicas, como cáncer, enfermedad hepática o pancreatitis.

Finalmente, la ingesta modesta de alcohol en este grupo de adultos mayores sanos no fue perjudicial para las enfermedades cardiovasculares o la mortalidad general.

Temas

Lee También