Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018

Presagio de perfección

Después de lanzar un juego sin hit ni carrera, Orlando Lara asegura que la concentración fua pieza clave

Por: El Informador

Orlando Lara acaparó los reflectores con su juego casi perfecto el pasado viernes ante Águilas de Mexicali. Charros de Jaliscos

Orlando Lara acaparó los reflectores con su juego casi perfecto el pasado viernes ante Águilas de Mexicali. Charros de Jaliscos

Orlando Lara regresó a Charros diferente esta campaña. Con Piratas de Campeche, su equipo en la Liga Mexicana de Beisbol, fue el líder de ponches de la última temporada y era el primer mexicano en conseguirlo en seis años.

Así que cuando los Venados de Mazatlán le cayeron a palos en el puerto en la serie inaugural, pensó que sólo era un mal inicio.

Sin embargo, seis días después fueron los Cañeros en Los Mochis los que lo maltrataron con seis carreras en tres entradas. “Soy un tipo que trabaja, muy dedicado. Tuve dos salidas muy malas que no me tenían conforme”, dice de entrada, más tranquilo, pasada la euforia del primer juego sin hit ni carrera en sus 12 años de trayectoria. “Sabía que estaba haciendo algo mal, así que me acerqué a los coaches de pitcheo, les dije que yo no era el que estaban viendo en el montículo y que me ayudaran. Esa semana trabajé muy duro, me dijeron que la concentración es la clave y eso hice, concentrarme. Lo demás se dio por el gran equipo que tengo”.

El oirundo de Cosamaloapan, Veracruz, era el único abridor del staff de los Charros que no había ganado, viéndose además muy mal en cada apertura. El 26 de octubre abría su tercer juego, el primero en casa. Y por la mañana algo de eso que sólo pasa previo a las grandes jornadas, ocurrió. “Salí a desayunar con un amigo de otro equipo que va a ser mi compadre y le dije que me estaba yendo mal, pero que sabía que podía ser mejor. Le dije que Dios nos tenía guardado algo más en nuestra carrera porque somos unos tipos trabajadores y aferrados. Sentía que algo bueno venía… y mira”

- ¿En qué momento sientes que puedes tener el sin hit ni carrera?

- Yo salí concentrado en que los coaches de pitcheo vieran al Orlando Lara de siempre, no salí pensando en que iba a lanzar un sin hit ni carrera, salí pensando en hacer un buen trabajo, en que me vieran como soy. De repente empecé a ver situaciones que han pasado en otros juegos perfectos como el atrapadón de Yadir Drake y sobre todo la atrapada de Carlos Figueroa, que fue un batazo bien conectado, el mánager lo había metido porque es un jardinero muy rápido; entonces dije ‘si el batazo más difícil ya lo agarraron, voy a concentrarme más’. Me propuse no fallar ningún pitcheo y se dio la hazaña.
 
- ¿Qué sentiste cuando David Harris abanicó el tercer strike?

- Mucha alegría y la necesidad inmediata de agradecerle a Dios, no cualquiera puede festejar un sin hit. También me urgía agradecerle a mi familia, después de esas dos salidas tan malas que tuve ellos me dijeron que confiara en lo que sé hacer.

 - ¿Sentías presión al ser el único abridor de Charros que había perdido sus dos primeras aperturas?

- No sentía presión, sentía pena. Me preguntaba por qué no había salido el Orlando Lara que la gente conoce; no me quedo con las dudas, siempre pregunto y el staff de pitcheo me pidió que dejara de presionarme y que dejara que fluyeran las cosas. No estaba pensando en tirar un juego perfecto, estaba pensando sólo en el siguiente pitcheo, bien concentrado.
 
- ¿La carrera de Orlando Lara ya merecía un sin hit?

- La verdad sí, quién no quiere tirar un juego sin hit. Soy un tipo aferrado y valiente, siempre salgo con la cabeza en alto y esto, en mi carrera, es algo muy bonito e inolvidable. El año pasado tuve un desgarre que me impidió lanzar, hace dos años no pude venir por cosas administrativas, y luego ahora que llego me va muy mal en mis dos primeras aperturas, así que esto es una gran recompensa para mí.

En más de 70 años de historia, los Charros nunca habían tenido un lanzador que tirara un juego sin hit, así que Orlando Lara, el de los presagios, ahora cree que viene algo grande para una franquicia, pero no logra coronar con un gallardete las fuertes inversiones que realiza año con año.

“Tenemos un equipo muy fuerte, muy buenos pitchers, el bateo se mantiene poderoso, así que yo creo que vamos a llegar muy lejos, ya es hora de que Charros tenga un título”.

Temas

Lee También

Comentarios