Martes, 07 de Diciembre 2021

"Ciudades sonoras" arte escénico para apropiarse del barrio y la historia tapatía

Periplo presenta un proyecto donde podrás sumergirte profundo en la historia local, bajo la guía de un organillero 

Por: El Informador

El organillero te lleva. El personaje será el encargado de dirigir los recorridos del proyecto “Ciudades sonoras”. Cortesía

El organillero te lleva. El personaje será el encargado de dirigir los recorridos del proyecto “Ciudades sonoras”. Cortesía

Descubrir la historia y secretos de los barrios tapatíos tendrá una nueva dinámica en la ciudad a través de Periplo, Cultura y Circo y El Centro para la Difusión de las Artes del Circo en México (CEDACIRC), proyectos que a partir de este 10 de noviembre estrenarán “Ciudades sonoras”, iniciativa que tendrá al céntrico barrio de El Expiatorio como punto de partida para recorridos de anécdotas y activaciones escénicas con la intención de replicar este programa en otros espacios de la urbe.

Fundación Black Coffee Gallery busca alianzas para terminar su museo

Juan Méndez, director de Periplo Desarrollo y Cultura, anota que esta iniciativa impulsada con la convocatoria federal “México en escena” en el ámbito circense, tendrá en su etapa de inicio 12 funciones en las que los visitantes a la zona de El Expiatorio podrán escarbar en la historia y tradición del barrio visitando los inmuebles icónicos que dan forma a esta comunidad, como el Museo de las Artes (MUSA), la Rambla Cataluña, el Cine del Estudiante, el templo Expiatorio y su explanada, el foro Periplo, la oferta gastronómica cotidiana y las casonas de distintos estilos y épocas que resisten y se adaptan al pasar del tiempo.

“A los participantes se le da unos audífonos, porque el espectáculo está grabado y las personas van disfrutando de música original, de las entrevistas de los vecinos, se crea un ambiente sonoro para recrear esta historia disfrutando del espacio público”.

Entorno perfecto. El barrio de El Expiatorio se abrirá a todos los curiosos con este proyecto. Cortesía

Juan Méndez recuerda que al ser habitante de este barrio y fundar a Periplo, ahora foro “El 790” en la calle Prisciliano Sánchez de esta zona, le ha permitido conocer a profundidad las características culturales, sociales y arquitectónicas del entorno, por lo que “Ciudades sonoras” dio sus primeros pasos con un proyecto de investigación para llegar al origen de sus calles, tradiciones, habitantes y la transformación social e histórica que cada inmueble y su entorno ha protagonizado, y que durante años ha motivado a los tapatíos y visitantes nacionales y extranjeros a considerar a la zona de El Expiatorio como un punto de reunión para experimentar parte de la esencia tapatía.

“Es una investigación del barrio de El Expiatorio desde diferentes líneas como las historias de barrio, entrevistando a los vecinos que ya son hasta tercera generación del barrio y han visto cómo se ha ido cambiando y transformando, esas entrevistas nutren todo el contenido de la obra. Por otro lado, la investigación también es desde la arquitectura, nos damos cuenta del valor histórico de esta zona, por aquí pasó la Revolución, hubo una cárcel, estuvo el cine, se podría considerar que Guadalajara fue planeada para ser una copia de una ciudad de España, es ver cómo ha ido creciendo la ciudad”.

Encuentros culturales

Juan Méndez comparte que a través de la figura histórica del organillero, que en esta ocasión será representado por Guillermo Méndez como guía y narrador, es que “Ciudades sonoras” debutará en las calles de El Expiatorio con la intención de consolidar esta iniciativa -dirigida artísticamente por Julia Sánchez de CEDACIRC- que tiene el principal objetivo de llevar al público y el arte escénico a las calles como parte de la reactivación cultural de la ciudad tras el encierro por la pandemia.

Es un recorrido, que también fue una de las ideas que surgieron ante la actual pandemia, desarrollar un espectáculo que sucediera en el exterior, que tuviera movimiento. Es una ruta para experimentar, recorremos diferentes calles, alrededor de 50 minutos, de la mano de un personaje como el organillero, del que también hicimos una investigación y fue padre conocer su historia, saber de dónde viene y cómo se ha adaptado al contexto mexicano, porque el organillero y las cajas musicales vienen de Alemania, en México hay gente que se dedica a vivir de esto, tiene un gran valor, es algo generacional”.

Tras los resultados que esta primera versión de “Ciudades sonoras” brinde, Juan Méndez resalta que el próximo año se publicará un manual -con la metodología de investigación, permisos, desarrollo artístico y acercamiento vecinal- que permita a futuro que esta iniciativa pueda aplicarse en otros barrios y municipios para redescubrir la historia y esencia de cada entorno.

MQ

Temas

Lee También