Internacional

Nuevo líder catalán evita prometer la Constitución al asumir el cargo

En su toma de posesión, Quim Torra, evitó nombrar al rey y jurar fidelidad a la Carta Magna española

La toma de posesión de la presidencia de Cataluña provocó el primer encontronazo entre el Gobierno español y el nuevo líder independentista, Quim Torra, que evitó prometer fidelidad a la Constitución española como ya hizo su antecesor Carles Puigdemont.

Casi siete meses después de la fallida declaración de secesión y la destitución de Puigdemont, los independentistas recuperaron la presidencia catalana en un modesto y brevísimo acto sin ningún representante del Gobierno español, que controla todavía esta región de la península Ibérica.

En el acto, celebrado en una sala secundaria del palacio del Gobierno regional y sin apenas invitados, Torra evitó mencionar la Constitución y el Estatuto de Autonomía que regula el autogobierno regional, limitándose a prometer “cumplir lealmente las obligaciones del cargo (...) con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña”.

Sigue navegando