Ideas

Los desafíos de Charros para armar un trabuco

El habilidoso serpentinero abridor zurdo Tyler Alexander no estará con los Charros de Jalisco en la ya próxima campaña 2018-2019 de La Liga Mexicana del Pacífico (LMP), y los caporales albiazules jaliscienses dejarán de contar con un muy buen brazo y además zurdo -habiendo sido Alexander sólido baluarte y as de la rotación de abridores en las últimas dos campañas, especialmente la 2017-2018-, pero no obstante que el oriundo de los Estados Unidos de América es sin duda un excelente lanzador, habrá que señalar que no es indispensable y si él decidió negarse a cumplir el compromiso de venir a jugar con Charros para buscar un contrato con equipos de la Liga Dominicana de beisbol por considerar allá tendrá mejor posibilidad de éxito en su lucha por ser considerado opción por alguna organización de Grandes Ligas, pues habrá que desearle mucho éxito, pero más allá de guardar algún tipo de luto causando desánimo, es deseable que la directiva de Charros asuma el asunto como una llamada de atención sobre la necesaria visualización de procurar encontrar nuevas y quizá mejores opciones en cuanto al cuerpo de serpentineros tanto considerando buenos peloteros monticulistas mexicanos como foráneos, que seguramente hay bastantes y ya es muy probable estén localizados y hasta amarrados para venir a reforzar a los campiranos locales, pues la directiva de la organización blanquiazul debe tener muy claro el que la noble afición del equipo de casa está esperando que ahora sí sea una realidad la obtención del campeonato de la LMP y lo mínimo que se espera es se haga el mayor esfuerzo posible para contar con un verdadero trabuco y en eso deben estar ya muy atareados los directivos ya trabajando a todo vapor.

Y aunque la presión es sólida ante algunas ausencias ya dispuestas en relación a cómo fue el roster de la campaña anterior a esta próxima que inicia ya en pretemporada el mes de septiembre y se inaugurará formalmente el 12 de octubre, hay confianza en cuanto a que se aprenderá de los errores previos y ahora sí serán muy asertivos logrando vengan los mejores elementos foráneos dejando atrás la pesadilla del desfile de veintitantos peloteros importados que pasaron por el roster de Charros siendo pocos los que cumplieron con la expectativa y desquitaron el alto salario y se consolide la elección y exitosa contratación de los elementos mexicanos mejor calificados que sea posible tener para armar un gran conjunto que sea el equipo a vencer por el resto de los conjuntos de la Liga y vuelva a  ser el gran escuadrón que logró terminar el calendario regular de la temporada 2014-2015 como el mejor de la LMP, y aunque no pudo consolidar el anhelo de alcanzar la corona obtuvo un meritorio subcampeonato en esa que fue la campaña del retorno a Jalisco de Charros como escuadra profesional de beisbol tras un largo ayuno de más de 20 años.

Como ya se ha comentado no vendrá el destacado lanzador mexicano ahora ya cerrador estelar en los Astros de Houston, José Roberto Osuna Quintero, ni hará presencia el sólido taponero oriundo de Puerto Rico, Joe Colón, pues jugará en la Liga portoriqueña, como tampoco podrá venir a respaldar al bullpen de los campiranos el derecho originario del vecino país del norte y también excelente relevista corto de los Padres de San Diego, Robert Stock, y además ya hasta habría que poner en duda en cuanto a su posibilidad de acudir al propio Sergio Francisco Romo, de quien se ha venido hablando estaría listo venir a reportarse desde a mediados del mes de noviembre una vez concluidos sus compromisos con su equipo, Mantarrayas de Tampa Bay, de la Liga Americana.

Y es que el reto de la directiva de Charros no es menor, por lo que deberán extremar el esfuerzo aplicándose al máximo en su tarea por conseguir los mejores elementos nacionales y extranjeros para tener el mejor y más sólido roster, especialmente en cuanto al pitcheo, que ha sido en gran medida el mayor problema del equipo pues ha sufrido en cada temporada de altibajos e inconsistencias en ese vital departamento defensivo y el reto es mayúsculo debiendo considerar que, como ya se ha comentado, no vendrán Tyler Alexander, Roberto Osuna, Joe Colón, Robert Stock y hay la duda en relación a Sergio Romo.

Aunque hay quienes aún creen que existen posibilidades en cuanto a la posible presencia de Osuna, hay que recordar que ya ocurrió el que con el permiso concedido por su en esa época equipo de Grandes Ligas los Azulejos de Toronto, habiendo sido presentado oficialmente a la afición a través de los  medios de comunicación e incluso en el estadio de Charros por su directiva en la parte final de la infausta campaña 2016-2017, en forma inesperada le fue cancelado el permiso para no arriesgar su brazo pues coincidió con que el escuadrón jalisciense empezó a incurrir en lo que fue la más vergonzosa actuación del conjunto local en su historia, no calificando siquiera a Playoffs y quedando como el peor equipo del certamen en esa temporada, de ahí que siendo ahora todo un sólido baluarte de los Astros, es imposible le permitan en esta ocasión venir a jugar en el beisbol invernal mexicano, además que por prevenir lesiones, en razón que Houston es sólido aspirante a ganar el título de la Liga Americana y repetir el triunfo en la Serie Mundial y ello implica que el eficaz serpentinero sinaloense estaría quizá en plena actividad con Astros hasta finales del mes de octubre.

De ahí que dejando claro que el éxito actual de Romo puede generar lo cuiden los Mantarrayas impidiéndole venir con Charros, o si viene sea limitándole muchísimo los lanzamientos, este escenario obliga a que la directiva jalisciense meta el acelerador a fondo y aproveche las buenas relaciones de su directiva para buscar otras opciones posibles y fortalecer su pitcheo, sin descuidar la artillería.

@salvadorcosio1

bambinazos61@gmail.com

Sigue navegando