Ideas

Alfaro no se aguantó

El orden del día para el Tercer Informe de Gobierno de Guadalajara contemplaba a Enrique Alfaro como orador, pero al final ni habló ni estuvo en primera fila.

Parece que calaron las críticas al creciente protagonismo de Alfaro como gobernador electo y alcalde “legítimo”, debido a su reciente afición por cortar listones y hacerla de orador en la entrega de obras.

Pero sólo parece, porque el gobernador electo no se aguantó y en redes sociales, ya noche, se aventó un discurso para presumir que Guadalajara cambió y, según su visión, resurgió de las cenizas.

En algo coincidieron los “dos alcaldes”: el tema de la inseguridad fue deliberadamente omitido. Entendemos que un informe es para destacar los logros y avances de la gestión municipal, pero un poquito de autocrítica nunca cae mal.

***

Aunque presumió haberse convertido en el primer diputado reelecto en el Estado, el futuro del emecista Alejandro Hermosillo podría no estar en el Congreso local.

Rumores de radio pasillo aseguran que el joven asambleísta despachará en los próximos meses en el Ayuntamiento de Guadalajara, en un área creada a su medida en la gestión de Ismael del Toro.

Los malvibrosos comentan que Álex quedó resentido luego de que le negaron la coordinación de la bancada naranja, además de que no estaría muy contento de seguir a las órdenes del sheriff legislativo Salvador Caro que se perfila como el pastor naranja.

***

Los motoladrones en Guadalajara van ganando por “goliza”. Por cada 20 atracos hay apenas un detenido.

Pero Tlaquepaque le dice a la Perla Tapatía: quítate que ahí te voy. La última retención de un motoladrón se registró en el lejano marzo de 2016.

El grado de impunidad de este tipo de hurtos es equivalente a la rentabilidad del mismo. De un manotazo, si cazan a la víctima adecuada, un delincuente se puede llevar 10 o 15 mil pesos que vale un equipo celular.

Sigue navegando