Ideas

- Reto panista

Si Jalisco fue bastión del panismo en los tiempos en que la aplanadora priista era invencible, parece lógico que, tras su desastrosa participación en las más recientes elecciones federales, aparezca el nombre de un jalisciense, no se sabe si como candidato propiamente dicho, tampoco si el interfecto estaría dispuesto a seguir el juego en las actuales circunstancias, para participar en la contienda de la que saldrá el próximo presidente del Partido Acción Nacional.

-II-

El interfecto en cuestión responde al nombre de Francisco Ramírez Acuña. Su nombre fue propuesto, “ex aequo” con el de Carlos Medina Plascencia, ex gobernador de Guanajuato, por el ex “Góber” de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez (su predecesor en el cargo, por cierto).

La debacle panista en las elecciones federales del pasado primero de julio ya había sido avizorada por muchos -valga la expresión- “profetas de desastres”

Su trayectoria política no necesita demasiada presentación. En 1973 llegó al Congreso del Estado, convirtiéndose en el diputado más joven en la historia de Jalisco. Fue presidente municipal de Guadalajara de 1998 a 2000, cuando renunció para contender por la gubernatura. Ganó la elección por un margen reducido (2%) al candidato priista Jorge Arana. Asumió el cargo el 1 de marzo de 2001. A un año de haber iniciado su gestión, le tronó en las manos el cohetón de la irrupción de las fuerzas de seguridad pública en una fiesta “rave” en Tlajomulco de Zúñiga, en donde se mantuvo sometidos, tirados en el piso, a mil 500 jóvenes, durante tres horas, en busca de drogas. En mayo de 2004, en ocasión de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, hubo violentas manifestaciones de grupos “altermundistas”, reprimidos de la misma manera por la fuerza pública. Su fama de “mano dura” y apego estricto a la ley le ganaron reconocimientos cuando fue designado secretario de Gobernación, en 2006, por el Presidente Felipe Calderón. Ejerció el cargo hasta el 15 de enero de 2008. Cerró su trayectoria como diputado federal en la LXI Legislatura, de 2009 a 2012.

-III-

La debacle panista en las elecciones federales del pasado primero de julio ya había sido avizorada por muchos -valga la expresión- “profetas de desastres”. Uno de ellos, Francisco Ortiz Pinchetti, en el prólogo a “La Multiplicación de los Panes”, de Víctor Wario, lo escribió así: “La ambición de poder es ahora el mayor peligro para el PAN, pues podría desvirtuar totalmente a un partido que se suponía sustentado en sólidos valores doctrinarios”.

Ese será el gran reto: reconciliar al PAN con esos valores.
 

Sigue navegando