Economía

Tesla y BMW, en la guerra comercial de Trump

Los aranceles impuestos por EU pueden serán respondidos por China y podrían incluir a los autos fabricados en EU 

Para BMW, Tesla y otros fabricantes mundiales de autos cuyo futuro depende cada vez más del floreciente mercado chino, cualquier ventaja que puedan generar aranceles más bajos a las importaciones probablemente sea efímera gracias a la guerra comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

Después de pedir durante décadas un acceso más fácil al mayor mercado automotor del mundo, el domingo los fabricantes finalmente vieron bajar al 15 por ciento los impuestos a las importaciones. 

Pero el alivio para los productores de esos modelos, si se arman en EU, se acabará en cinco días, cuando los encarezca un arancel de represalia del 25 por ciento. 

Salvo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dé un paso atrás, elpróximo 6 de julio impondrá aranceles a las importaciones chinas por un valor de 34 mil millones de dólares. 

Ese mismo día, China impondrá gravámenes compensatorios, inclusive a autos fabricados en Estados Unidos. Los aranceles sobre los autos anularán la reducción del 1 de julio del 25 al 15 por ciento para todas las importaciones de autos extranjeros. 

El yuan a la baja ya hace que los vehículos importados resulten más caros para los compradores locales. 

Sigue navegando