Economía

Registran las manteconchas ante el IMPI

Un habitante del municipio de Tlalnepantla solicitó al organismo tener los derechos sobre este nombre, e incluso agregó un logotipo de identificación de la marca

Debido al éxito y popularidad que han tenido las manteconchas a nivel nacional e internacional, una persona solicitó al Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) registrar este nombre para tener los derechos de usarlo en panecillos, pan de muertos, pan molido, así como en pan sin glúten y pan de jengibre.

En la solicitud 2090631, cuya copia tiene EL UNIVERSAL, se indica que el lunes 20 de agosto a las 14:21 horas, Óscar José Méndez, residente en el municipio de Tlalnepantla, solicitó al IMPI tener los derechos sobre este nombre; incluso agregó un logotipo de identificación de la marca.

El documento detalla que por este trámite, el solicitante pagó al IMPI un total de dos mil 813 pesos.

El IMPI es el organismo público que tiene la autoridad legal para administrar el sistema de propiedad industrial en nuestro país. El Instituto busca otorgar protección a través de patentes, registros de modelos, registros de marcas, así como autorizar el uso de denominaciones de origen.

Las internacionalmente famosas manteconchas, que son un híbrido entre una mantecada y una concha, fue una creación original de José Rivera, hijo de los dueños de la panadería "El Manantial", ubicada en Querétaro. En una entrevista telefónica realizada por Sara Monroy, reportera de El Gran Diario de México, José Rivera aseguró que la creación de este pan no fue algo planeado sino algo que surgió de una ocurrencia espontánea.

"Fue algo de repente. Estaba haciendo pan de muerto en el molde de cupcake y se me ocurrió poner también una concha en el papel de la mantecada."

Debido a que un cliente subió una fotografía a las redes sociales, el pan se volvió viral en cuestión de días; se hicieron memes y hasta una "monografía".

Actualmente se venden en la panadería El Manantial y las hay de varios sabores: roja, chocolate, blanca y amarilla, y su precio es de seis pesos.

La panadería es un negocio familiar que abrió sus puertas en 1995. Creada por la pareja Leticia Arriaga Esqueda y Salvador Rivera Trejo, actualmente sus dos hijos trabajan con ellos; Leticia (hija) se encarga de la administración, mientras que José, inventor de la "Manteconcha", está a cargo de la producción.

JM

Sigue navegando