Economía

Canadá reanuda negociaciones con EU por TLCAN

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha advertido que sólo aceptarán un nuevo acuerdo "si es bueno" para su país

Canadá regresó este martes a discutir con Estados Unidos el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con la advertencia de su primer ministro, Justin Trudeau, de que sólo aceptará un nuevo acuerdo "si es bueno" para su país.

Canadá volvió a las negociaciones para tratar de salvar el TLCAN, bajo revisión desde hace un año, luego de que Washington y México anunciaran el lunes haber llegado a un acuerdo tras cinco semanas de debates.

"Nos comprometeremos de una manera positiva y esperamos finalmente firmar un acuerdo siempre y cuando sea bueno para Canadá y bueno para los canadienses de clase media", dijo Trudeau a periodistas en Quebec.

Mientras, la canciller canadiense y jefa negociadora para el TLCAN, Chrystia Freeland, interrumpía una gira por Europa para viajar a Washington a encontrarse con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

"Estamos alentados por el progreso que han logrado Estados Unidos y México, particularmente en automóviles y condiciones laborales, y aguardo con expectativa esta conversación", declaró Freeland al entrar a la reunión.

El TLCAN, vigente desde 1994, tiene el futuro incierto luego de que el presidente estadounidense Donald Trump sugiriera que quizás es mejor negociar dos acuerdos bilaterales, e incluso instara a cambiarle el nombre a tratado.

Tanto el presidente de México, Enrique Peña Nieto, como el mandatario electo de ese país, Andrés López Obrador, que negociaron con el gobierno de Trump como "un frente común", insistieron en que un TLCAN 2.0 debería incluir a Canadá y sus representantes permanecen en Washington confiando en que la negociación trilateral concluya esta misma semana.

"Siempre hemos buscado un tratado de ganar-ganar-ganar" para los tres, declaró a la cadena mexicana Televisa el canciller mexicano Luis Videgaray.

"El brindis es el mero final", dijo por su parte el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo.

Estados Unidos y México iniciaron conversaciones sobre asuntos bilaterales a finales de julio, luego de que la renegociación del TLCAN iniciada en agosto de 2017 a instancias de Trump se empantanara en mayo.

Lo que ambos acordaron incluye una cláusula de vigencia del tratado de 16 años, con revisión cada seis, así como nuevos porcentajes para las reglas de origen de la industria automotriz, crucial para México, y mayores protecciones para los trabajadores.

"L-E-C-H-E", el problema de Canadá

Pero aún quedan puntos difíciles para ver con Canadá, como el acceso a su mercado lácteo y el mecanismo de resolución de controversias previsto en el Capítulo 19 del TLCAN, que Washington pretende cambiar.

Trudeau señaló "un progreso muy positivo" en las disposiciones de comercio automotor alcanzadas por sus socios, que aumentan el porcentaje de contenido regional de los vehículos y estipulan que 40-45% de éstos deben ser fabricados en zonas de salarios superiores a 16 dólares. 

Pero rechazó rotundamente la demanda estadounidense de abrir el acceso al mercado lácteo de Canadá en un TLCAN 2.0. 

El gobierno canadiense establece desde los años 1970 las cuotas de producción y el precio de la leche, lo que termina costando un poco más a los consumidores pero les proporciona a los agricultores un ingreso estable. "Mi posición de defender la gestión de la oferta no ha cambiado. Defenderemos la gestión de la oferta", dijo Trudeau.

Trump dijo el lunes que Estados Unidos no aceptará los aranceles sobre las exportaciones de productos lácteos canadienses, que pueden alcanzar hasta un 300%. 

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, se refirió al tema el martes. "Hay una palabra con la que Canadá tiene problemas: es L-E-C-H-E", dijo en Fox News.

Trudeau enfrenta elecciones en un año y seguramente no querrá ser visto capitulando ante Trump, especialmente en ese sector tan sensible. 

Pero Estados Unidos también se dijo interesado en sumar "rápidamente" a Canadá hacia un TLCAN 2.0.

"El mercado estadounidense y los mercados canadienses están muy entrelazados, es importante que logren ese acuerdo y es importante que obtengamos este acuerdo", dijo el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, en la cadena CNBC. 

Mnuchin confió en que Canadá acepte los términos negociados con México, pero, al igual que Trump el lunes, advirtió que de no prosperar un trato con Ottawa, Washington podría optar por el camino bilateral. 

"Creo que tendremos éxito, pero nuevamente, si no lo logramos, seguiremos adelante con México y luego llegaremos a un acuerdo por separado con Canadá", apuntó.

Lighthizer dijo que el gobierno de Trump notificaría al Congreso el viernes sobre el acuerdo con México, lo cual permitiría cumplir el plazo de 90 días requerido para que la firma sea antes del 1 de diciembre, cuando Peña Nieto entrega el poder López Obrador, un izquierdista escéptico del libre comercio satisfecho sin embargo con lo negociado.

Pero legisladores y exfuncionarios comerciales estadounidenses afirmaron que la Casa Blanca no tiene autoridad para reemplazar el TLCAN por un acuerdo comercial binacional, y que el texto de un TLCAN 2.0 debe estar listo para el 30 de septiembre si se pretende que Peña Nieto lo firme.

Con Canadá "los temas directos son muy importantes, pero no numerosísimos. Entonces yo creo que sí se puede manejar rápido", dijo en Washington Jesús Seade, delegado de López Obrador en las conversaciones del TLCAN.

CE               

Sigue navegando