Deportes

Löw niega cualquier tipo de racismo en la Selección alemana

El entrenador responde a las declaraciones dadas por Mesut Özil cuando anunció su retiro internacional en julio 

El seleccionador de Alemania, Joachim Löw, negó la existencia de cualquier tipo de racismo en la Selección nacional de futbol, antes o durante el Mundial de Rusia-2018, respondiendo a lo manifestado por Mesut Özil cuando anunció su retiro internacional en julio.

"Desde que estoy con la Federación Alemana (en 2004 como entrenador adjunto) nunca hubo ninguna forma de racismo en el equipo nacional, los jugadores siempre se han identificado con nuestros valores", aseguró Joachim Löw en una conferencia de prensa este miércoles en Munich para anunciar su lista de convocados para el duelo ante Francia el 6 de septiembre en la nueva Liga de Naciones de la UEFA.

Mesut Özil, que durante años fue uno de los jugadores favoritos de Löw, se despidió de la Selección después del Mundial, en el que Alemania protagonizó un estrepitoso fracaso, pasando de haber ganado el Mundial de Brasil 2014 a caer eliminado en la fase de grupos.

Özil se vio inmerso desde unas semanas antes del torneo en una tormenta mediática por unas fotos en las que había posado con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lo que para sectores de su país indicaba falta de compromiso del jugador con los valores de Alemania. El futbolista del Arsenal nació en Gelsenkirchen en el seno de una familia procedente de Turquía.

En un comunicado de cuatro páginas, Özil anunció su retirada internacional, acusando principalmente al presidente de la Federación Alemana de Futbol (DFB), Reinhard Grindel, de "racismo".

Joachim Löw admitió el miércoles que no había tenido contacto con Özil desde entonces.

"El jugador no me llamó él mismo. Normalmente los jugadores lo hacen cuando deciden retirarse (de la selección)", explicó Löw, señalando que fue un representante del jugador el que lo hizo.

"Todavía no me ha llamado a día de hoy, mientras que yo he intentado contactarle desde hace dos o tres semanas por SMS y por teléfono", continuó el entrenador.

En un largo análisis del desastre del Mundial, el seleccionador admitió que la polémica con el caso de Özil y de Ilkay Gündogan, que también posó con Erdogan, fue "subestimada" en su día.

"Esa historia nos restó fuerzas y afectó a nuestros nervios", afirmó.

OF

Sigue navegando