Jueves, 20 de Febrero 2020
Tecnología | La medida afectará a todos los vuelos que despeguen o aterricen en Europa, incluidos los intercontinentales

UE pretende incluir la aviación como comercio de emisiones en 2012

Los representantes de los Estados miembros y del Parlamento han logrado un pacto para sacar adelante esta propuesta

Por: EFE

Bruselas.- El Parlamento Europeo y los países de la UE han alcanzado un acuerdo definitivo para la inclusión de las aerolíneas en el comercio de emisiones de CO2 a partir de 2012, un texto que hoy han ratificado los embajadores de los Veintisiete y que recibirá el visto bueno final de la Eurocámara en julio.

Tras una serie de encuentros organizados por la Presidencia de turno eslovena, los representantes de los Estados miembros y del Parlamento han logrado un pacto para sacar adelante esta propuesta con la que la aviación se sumará a los esfuerzos que otros sectores están realizando para combatir el cambio climático.

La medida afectará a todos los vuelos que despeguen o aterricen en Europa, incluidos los intercontinentales, aunque estarán excluidos los viajes científicos y las aerolíneas más pequeñas y con emisiones reducidas.

El comercio de emisiones en el que entrarán las aerolíneas es un sistema puesto en marcha en 2005 por el que los países conceden anualmente un número determinado de permisos de emisión a las instalaciones industriales y del sector energético de su territorio.

A partir de 2012, las compañías aéreas recibirán cada año un número de permisos de emisiones basado en el promedio de las producidas entre 2004 y 2006 y, si lo rebasan, tendrán que adquirir nuevos derechos en el mercado.

El 85 por ciento de los certificados se darán de forma gratuita a las empresas, mientras que el 15 por ciento restante deberá ser sometido a subasta, según el acuerdo entre las instituciones europeas.

Los ingresos generados en esta operación serán utilizados para combatir el cambio climático, la investigación de aviones más limpios, medidas contra la deforestación en los países en desarrollo y el desarrollo de un transporte menos contaminante.

Por otra parte, el texto incluye unos objetivos de reducción de las emisiones que se calcularán en base a la media de las producidas en el período 2004-2006.

En 2012, las emisiones permitidas se reducirán en un 3 por ciento y a partir de 2013, en un 5 por ciento, un porcentaje que podrá ser modificado cuando se efectúe la revisión general del sistema de comercio de emisiones.

Según el compromiso, la UE tendrá que buscar un acuerdo global para reducir las emisiones de efecto invernadero de la aviación, para lo que acuerdos bilaterales con países como Estados Unidos serán considerados un primer paso.

El ponente del informe sobre la iniciativa en la Eurocámara y principal negociador con los Estados, Peter Liese (Partido Popular Europeo), destacó en un comunicado que "aunque el objetivo final es tener un acuerdo global, la inclusión de los aviones de terceros países que despeguen o aterricen en Europa es un gran paso para la lucha contra el cambio climático".

Liese destacó que el PE ha luchado con fuerza para asegurar que las ingresos de las subastas de emisiones se destinan a luchar contra el efecto invernadero y no "desaparecen en los presupuestos generales".

"No se trata de una tasa, sino de un instrumento medioambiental", señaló.

Algunos países, como España y el Reino Unido eran contrarios a que se impusiesen obligaciones en este ámbito, al considerar que cada Estado debe gestionar libremente sus impuestos.

Las aerolíneas europeas han criticado en numerosas ocasiones su inclusión en el sistema de emisiones, pues creen que las situará en una importante desventaja competitiva respecto a las empresas de fuera de la UE.

El acuerdo entre los países y el Parlamento, alcanzado en segunda lectura, será votado por el Pleno de la Eurocámara el 9 de julio en Estrasburgo (Francia).

Temas

Lee También