/contenidos/2008/03/18/noticia_0117.html
Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Junio 2018
Tecnología | Más de 30.000 millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono (CO2) se liberan a la atmósfera cada año por las actividades humanas

Satélite detecta elevada concentración de CO2 entre Amsterdam y Fráncfort

Las emisiones de dióxido de carbono se producen de forma natural, pero también son consecuencia de actividades humanas

Por: EL INFORMADOR

PARÍS.-El satélite Envisat de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha detectado concentraciones particularmente elevadas de dióxido de carbono (CO2) entre Amsterdam y Fráncfort, la región más poblada de Europa, un hallazgo que abre las puertas a un conocimiento más preciso sobre los flujos de este gas contaminante.

La ESA indicó, hoy, en un comunicado, que aunque un equipo del Instituto de Física Medioambiental (IUP) de la Universidad de Bremen (Alemania) había detectado una señal atmosférica de CO2 en apariencia "relativamente débil", su análisis ha mostrado que tiene gran importancia científica.

Los flujos naturales de CO2 entre la atmósfera y la superficie de la Tierra -explicaron los científicos de Bremen- son normalmente mucho mayores que los flujos derivados de las emisiones generadas por el hombre, por lo que "la detección de señales antropogénicas regionales de emisión de CO2 es muy difícil".

Eso "no significa", sin embargo, que los flujos causados por las actividades humanas "sean de menor importancia" que los naturales, precisaron.

Las emisiones de dióxido de carbono se producen de forma natural, pero también son consecuencia de actividades humanas como la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas) para la generación de energía, la industria y el tráfico, subrayó la ESA.

Más de 30.000 millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono (CO2) se liberan a la atmósfera cada año por las actividades humanas, principalmente por la quema de combustibles fósiles.

Existen importantes lagunas en el conocimiento de fuentes de dióxido de carbono, tales como los incendios, la actividad volcánica y la respiración de los organismos vivos, así como de sus sumideros naturales: la tierra y el océano.

Los autores de la investigación indicaron que se requiere un análisis más detallado para sacar conclusiones en términos cuantitativos de las emisiones de CO2.

Y añadieron que una mejor comprensión de los parámetros involucrados en el ciclo de este gas ayudarán a predecir mejor el cambio climático y a controlar tratados como el protocolo del Kioto, que establece obligaciones de disminución de emisiones para algunos de los países desarrollados.

"Que seamos capaces de detectar concentraciones regionales elevadas de CO2 en Europa muestra la alta calidad de las mediciones del SCIAMACHY (Espectrómetro de Imagen de Escaneo de Absorción para Cartografía Atmosférica)", indicó la ESA.
EFE 18-03-08 MMT

Temas

Lee También

Comentarios