Jueves, 13 de Mayo 2021
Tecnología | La estación espacial orbita a 380 kilómetros de la Tierra

Obama felicita entre bromas a la tripulación de la última misión del Atlantis

La conversación fue retransmitida en directo por el canal de televisión de la NASA

Por: EFE

Obama, felicitó hoy a la tripulación del Atlantis. REUTERS  /

Obama, felicitó hoy a la tripulación del Atlantis. REUTERS /

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (15/JUL/2011).- El presidente estadounidense, Barack Obama, felicitó hoy a la tripulación del Atlantis, que lleva a cabo la última misión de los transbordadores, y a los residentes de la Estación Espacial Internacional (EEI) por los logros conseguidos.

"Estaba llamando para pedir una pizza y no esperaba acabar en el espacio", bromeó Obama ante las risas de los astronautas a los que transmitió lo "orgulloso" que se siente de su labor.

Obama contactó con la estación espacial, que orbita a 380 kilómetros de la Tierra, después de ofrecer una rueda de prensa sobre las difíciles negociaciones acerca de la elevación del techo de deuda pública, que de no aprobarse obligaría a EU a declararse en suspensión de pagos.

El comandante Chris Ferguson, el piloto Dough Hurley y los especialistas Sandra Magnus y Rex Walheim agradecieron al mandatario que les hubiera dedicado parte de su tiempo en su apretada agenda.

"Gracias a ustedes, sé que tienen una jornada completa de trabajo", dijo el presidente, que aseguró que aunque no pudo presenciar el lanzamiento del Atlantis en Cabo Cañaveral, lo siguió con entusiasmo desde el Despacho Oval de la Casa Blanca.

La conversación fue retransmitida en directo por el canal de televisión de la NASA y los astronautas comparecieron con los miembros de la tripulación permanente de la EEI, los rusos Andrey Borisenko, Alexander Samokutyaev y Sergei Volkov; los estadounidenses Ron Garan y Michael Fossum y el japonés Satoshi Furukawa.

"Verlos a los diez allí, manipulando experimentos, trabajando juntos es un gran ejemplo, no sólo para sus compatriotas sino para todos los ciudadanos de la Tierra", aseguró Obama.

El gobernante se dirigió a la tripulación rusa para señalar que la colaboración entre ambos países se ha convertido en algo más que "apretones de manos". "Nos hemos convertido en compañeros de trabajo".

Volkov tomó la palabra para señalar que la tripulación de la EEI es más que los miembros de las agencias espaciales estadounidense (NASA), europea  (ESA) y rusa (Roscosmos), "somos más que una tripulación, somos una gran familia".

"Necesitan ser como una familia, porque me imagino cómo serán las colas para el baño", volvió a bromear Obama, que dijo que su esposa y sus hijas siempre protestan, "espero que sean más organizados que nosotros", dijo entre risas.

Obama, bien informado sobre las tareas asignadas a esta misión, preguntó a la especialista de misión Magnus sobre el experimento Robotic Refueling Mission (RRM), diseñado para probar herramientas y técnicas que permitan abastecer mecánicamente a los satélites en el espacio.

"Este es un gran ejemplo de cómo la tecnología de la NASA abre el camino al sector comercial y hace más fácil la vida aquí en la Tierra", señaló.

El presidente agradeció a todos los empleados de la NASA su trabajo durante los 30 años del programa de los transbordadores, que acabará con la vuelta del Atlantis el próximo viernes.

"El programa espacial siempre ha encarnado nuestro sentido de aventura, exploración y coraje", dijo el mandatario, que destacó que empieza una "emocionante nueva era" para "impulsar las fronteras de la exploración y los vuelos espaciales".

Sin quererlo, Obama desveló una sorpresa que tenían reservada los astronautas para el día de la despedida. Como es habitual antes de volver a la Tierra se celebrará una ceremonia en la EEI para que ambas tripulaciones se digan adiós.

Esta, al ser la última será especial, y aunque el comandante Ferguson lo había mantenido en secreto, Obama desveló que habrá en la estación espacial una bandera que voló en la primera misión de los transbordadores STS-1 y permanecerá hasta el regreso de la próxima tripulación estadounidense, que ya será a bordo de una nave desarrollada por el sector privado.

Ferguson, en nombre de sus compañeros, aseguró sentirse honrado de representar a su país en la última misión del Atlantis.

La tripulación continúo hoy descargando los más de cuatro mil kilos de suministros que han llevado a la EEI para mantenerla abastecida, por lo menos, durante un año.

Los astronautas repararon también uno de los computadores de abordo que falló mientras dormían. La alarma sonó una hora después de que se acostaran cuando uno de los cinco computadores del transbordador, el GPC 4, que estaba realizando una serie de procesos informáticos, encontró un error y disparó la alarma.

La nave sólo necesita dos computadores mientras está en órbita, con lo que el comandante transfirió las operaciones a la GPC 2 y el centro de control determinó que todo estaba en orden antes de volver a retomar el descanso.

Los astronautas fueron despertados hoy por Paul McCartney que les dedicó "Good Day Sunshine". Con un enérgico "Buenos días chicos", el cantante de los Beatles les deseó buena suerte en su última misión. "Bien hecho".

Temas

Lee También