Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 23 de Abril 2019
Tecnología | Se proponen duplicar su población en el 2022

Nepal se convierte en el gran protector del tigre

Actualmente sobreviven alrededor de tres mil tigres, cuando a principios del siglo XX se calculaba existían cien mil felinos de esta especie

Por: EFE

Pareja de tigres en el Parque Nacional de Chitwan. La meta es duplicar la población de estos felinos para el año 2022. EFE /

Pareja de tigres en el Parque Nacional de Chitwan. La meta es duplicar la población de estos felinos para el año 2022. EFE /

KATMANDÚ, NEPAL (31/JUL/2013).- Nepal se ha impuesto duplicar la población de tigres en su territorio para 2022 y, según los datos que revela el último censo realizado en el país himaláyico, parece que va en el buen camino, al haber aumentado en cuatro años en más de la mitad.

La población de tigres en Nepal ha pasado de los 121 felinos censados en 2009 a los 198 registrados en la actualidad, según anunciado esta semana el Departamento nepalí de Parques Nacionales y Conservación de la Vida Silvestre (DNPWC, en sus siglas en inglés).

Según un ecologista del DNPWC, Maheshwor Dhakal, ese incremento de la población de tigres se debe a una mejora de su hábitat, un cuerpo policial más activo y preparado, y a las compensaciones a personas atacadas por felinos, lo que evita represalias.

Para los conservacionistas es ese último aspecto, que se traduce en una total implicación de la población local en los esfuerzos por proteger a los tigres, la clave para poder alcanzar los objetivos conservacionistas.

El último censo se realizó durante un período de cuatro meses -de febrero a mayo- en cinco áreas protegidas de Nepal y en los bosques adyacentes situados en el sur del país, que limitan con la India a lo largo de una superficie de cuatro mil 156 kilómetros cuadrados.

El método tradicional para realizar censos de tigres era hasta hace poco el de contabilizar sus huellas, pero según los expertos ese procedimiento ha quedado obsoleto, por lo que en la actualidad se emplean cámaras fotográficas para el registro de los felinos.

En el caso de Nepal se utilizaron 500 cámaras, colocadas en parejas -una en frente de la otra- para que cuando los sensores detectaban a un tigre (gracias al calor que desprende) se disparasen y tomasen la imagen del felino desde diferentes ángulos.

En total se tomaron siete mil 699 fotografías, con las que se pudo identificar a los 198 felinos gracias a las rayas de su piel, que cumplen la función de huellas dactilares.

El Gobierno nepalí iba a compartir los resultados del estudio con la India -donde también se está realizando un censo de tigres- para evitar que algunos felinos que atraviesan la frontera común sean contabilizados dos veces.

Sin embargo, Nepal ha tenido que posponer el encuentro para contrastar datos con el país vecino hasta septiembre, debido a que la India aún no había finalizado su recuento.

Ese intercambio de información posibilitará también que cuando la policía confisque pieles a los traficantes se identifiquen los lugares donde operan los cazadores furtivos.

La piel y otros miembros de los animales son comercializados principalmente en China, país en el que diferentes partes del cuerpo del felino se emplean para elaborar medicinas tradicionales, y Tíbet, donde su piel se usa en la elaboración de vestimentas.

Según Shanta Raj Gyawali, un miembro del grupo de expertos que supervisó el censo, el fuerte descenso de la comunidad de tigres entre 2001 y 2009 se debió al aumento de la caza durante la guerra que asoló Nepal y que enfrentó al Estado con la guerrilla maoísta.

Un caso paradigmático es el del Parque Nacional de Bardiya, en el suroeste de Nepal, donde la comunidad de tigres pasó de 47 en 2001 a 18 en 2009, aunque el nuevo censo ha elevado de nuevo el grupo de felinos en la región hasta los 50, afirmó Gyawali.

Según organizaciones ecologistas, se estima que hay un total de tres mil 200 tigres en estado salvaje en el mundo, seis de cada 10 de ellos en la India, aunque también subsisten en otros 12 países, entre ellos Bangladesh, Vietnam, Tailandia o Camboya, además de Nepal.

Esa cantidad es mínima si consideramos los 100 mil ejemplares que se cree que vivían a principios del siglo XX.

Según la organización ecologista WWF, los tigres han perdido en un siglo más de nueve décimos del territorio que solían ocupar, debido al aumento demográfico humano y el uso de las zonas forestales para campos de cultivo, áreas urbanas y yacimientos mineros.

Con su iniciativa, Nepal no hace más que seguir el objetivo que se fijaron los líderes de los países con población de tigres en estado salvaje cuando se reunieron en 2010 en Rusia, donde se comprometieron a duplicar la población mundial de estos felinos para 2022, que será el próximo año del tigre según el calendario chino.

Temas

Lee También

Comentarios