Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 22 de Septiembre 2019
Tecnología | Los huesos permiten analizar los cambios en la anatomía y tejido óseo de las especies

Fósiles del Triásico revelan crecimiento de antecesores de dinosaurios

Los huesos permiten analizar los cambios en la anatomía y tejido óseo de las especies

Por: NTX

Los restos fosilizados de la nueva especie Asilisaurus kongwe ayudaron a encontrar dichas variaciones. TWITTER / @burkemuseum

Los restos fosilizados de la nueva especie Asilisaurus kongwe ayudaron a encontrar dichas variaciones. TWITTER / @burkemuseum

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (06/ABR/2016).- Los huesos fosilizados de la nueva especie llamada Asilisaurus kongwe, que vivió en el Triásico Medio hace unos 240 millones de años, permitieron conocer más sobre el crecimiento de estos antecesores de los dinosaurios.
 
Un equipo de paleontólogos estudió los restos óseos de 14 ejemplares del Asilisaurus kongwe, de diferente tamaño, género y edad, hallados recientemente en el sur de Tanzania, y encontró muchas variaciones en el patrón de crecimiento entre éstos reptiles.
 
Según los paleontólogos, los Asilisaurus kongwe fueron reptiles que vivieron alrededor de 10 millones de años antes que los dinosaurios más antiguos conocidos hasta ahora, en lo que actualmente es Tanzania. Tenían una cola larga y quizá pesaban un máximo de 30 kilogramos.
 
Durante su investigación de la anatomía y el tejido óseo de los especímenes descubiertos, los científicos encontraron que aunque éstos animales individuales vivían más o menos en el mismo lugar y tiempo, crecieron de manera diferente.
 
Compararon este hallazgo con cualquier familia moderna, con sus hermanos y primos que difieren en altura o masa corporal, por ejemplo, un hermano más bien pequeño y otro más alto; uno naturalmente muscular y otro propenso a la delgadez.
 
Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron cicatrices óseas en los huesos de las piernas de los Asilisaurus kongwe, centrándose en los puntos donde los músculos y los tendones se unen a éstos.
 
Los restos del individuo que era más maduro cuando murió tenían cicatrices óseas más grandes, al igual que las marcadas con la edad en el esqueleto de cualquier persona o animal, según los resultados de la investigación publicados en el Journal of Vertebrate Paleontology.
 
Los paleontólogos optaron por analizar las cicatrices óseas debido a que el tamaño de los huesos es un pobre indicador de la madurez esquelética en esta especie, ya que también puede influir el diferente sexo de los especímenes.
 
El autor principal de la investigación, Christopher Grifin, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad Estatal y Politécnica de Virginia, señala que las cicatrices están relacionadas "con el crecimiento, no con el sexo".

Temas

Lee También

Comentarios