Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Tecnología | Por su capacidad para capturar y almacenar el dióxido de carbono

Bosques secundarios, arma contra el cambio climático

Vegetación que coloniza áreas cuya vegetación original desapareció parcial o totalmente debido a perturbaciones naturales o humanas
Podrían capturar el equivalente al dióxido de carbono producido por  toda Latinoamérica en los últimos 20 años. EFE / ARCHIVO

Podrían capturar el equivalente al dióxido de carbono producido por toda Latinoamérica en los últimos 20 años. EFE / ARCHIVO

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (16/MAY/2016).- Los bosques secundarios son un arma importante contra el cambio climático en los trópicos latinoamericanos por su capacidad para capturar y almacenar el dióxido de carbono producido por la actividad humana, según un nuevo estudio que publica la revista Science Advances.

La investigación estima que estos bosques pueden absorber una cantidad de dióxido de carbono equivalente a las emisiones de carbono de los procesos industriales y del uso de combustibles fósiles emitidos en toda Latinoamérica y el Caribe entre 1993 y 2014.

Los bosques secundarios son una vegetación que coloniza áreas cuya vegetación original desapareció parcial o totalmente debido a perturbaciones naturales o humanas, según los definió la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1978.

Defienden la importancia de su hallazgo en un contexto en el que el papel de los bosques tropicales en la lucha contra el cambio climático está en debate y el rol de los bosques secundarios ha sido “desatendido”.

Con su investigación, Robin Chazdon y su equipo muestra que la regeneración de los bosques secundarios ofrece un gran potencial para la captura y almacenamiento de carbono y, por tanto, para la mitigación del cambio climático en los trópicos latinoamericanos.

Su modelo muestra que en 2008, los bosques secundarios cubrían 2.4 millones de kilómetros cuadrados, 28.1% del área estudiada.

En cuatro décadas, esas tierras podrían capturar y almacenar dióxido de carbono equivalente a lo producido por el uso de combustibles fósiles y por los procesos industriales de toda Latinoamérica en los últimos 20 años.

Temas

Lee También

Comentarios