Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

Suplementos

Suplementos | Leiden, una cubana en busca de un espacio en la música

''Soy producto de la posmodernidad''

Llegó desde Cuba a los nueve años, tocó en los camiones en Tijuana, Leiden aún no puede comprarse una casa, pero lucha por un espacio en la música

Por: EL INFORMADOR

Reflejo. ''Todo es autobiográfico, no hay nada en mis canciones que no sea yo'', dice.  /

Reflejo. ''Todo es autobiográfico, no hay nada en mis canciones que no sea yo'', dice. /

GUADALAJARA, JALISCO (03/NOV/2013).- Cuando Leiden encontró la razón de su vida pidió perdón a sus padres por ser una mujer de casi 30 años que no puede de comprar una casa, pero sí puede luchar por un espacio en la música.

Leiden Gomis es una migrante cubana que se pasea por Guadalajara e intenta hacer historia con sus composiciones y una cosmovisión que entrelaza las raíces culturales y a la aceleración de un mundo moderno. Hija única de dos catedráticos que, desde La Habana, se trasladan a Tijuana para instalarse en el Colegio de la Frontera Norte, así es como la cantautora llega a México, a los nueve años de edad.

La capital de Baja California sería tan sólo el primer escenario ambulante en donde Leiden comenzaría a trenzar un camino musical, que ahora la respalda como una de las promesas de la sonoridad urbana. Próxima a publicar su primer disco homónimo, la compositora gana terreno en los foros tapatíos a través de canciones que pueden pasar inadvertidas ante la demanda de nuevos productos, pero con una golpeante fuerza sentimental para aquellos que conectan en las diversas facetas rítmicas latinas y folk, así como líricas que aguardan en el universo social de esta cubana.

“Tenía una necesidad de cantar y desde los 14 años empecé en los camiones en Tijuana, pero mis papás no sabían, lo hacía a escondidas. La calle y los camiones fueron un foro y lo disfrutaba. En los parques cantaba trova. Dentro del flujo de gente había migrantes, viejitos y gente en silla de ruedas que pasaban por ahí y se quedaban; en una de esas, un promotor cultural me invitó a formar parte de su café”.

La composición como dualidad

La búsqueda constante de una identidad fue uno de los mayores impulsos para que Leiden se focalizara en la música como un estilo de vida. Ya no se considera cubana, pero tampoco tijuanense y mucho menos tapatía, opta por decir que es un hibrido posmoderno: “Soy de tres ciudades que son muy disimiles, un producto de la posmodernidad”.

Ya en la música y apoyada por un equipo, Leiden asegura que su lírica no es superficial, sino más bien enfocada a un pensamiento profundo: “Al principio era más circunstancial, crítica, más de lo que yo vivía y veía. Todo es autobiográfico, no hay nada en mis canciones que no sea yo”.

De entre las experiencias que más recuerda haber escuchado de sus canciones, destaca la de un amigo cercano que al escuchar Hojas de cristal decidió tomar el trapeador para limpiar su casa en metáfora para llorar y limpiar el alma ante la composición que ahonda en el martirio del desamor y la desesperanza.

Califica sus canciones como duales, una amalgama entre lo cursi, lo doliente y la sátira, como Anhelé, una simpática canción de ritmos ligeros, de guitarrazos acústicos, trompetas, flautines y percusiones alegres.

“Es una burla, pero es una letra bastante fuerte, una crítica a la tendencia que tenemos hacia el auto-sometimiento y la autocompasión. En Al mar es quizá donde más me metí en la vida de otras personas, la letra es más íntima”, argumenta Leiden y resalta que existen canciones que no han salido a luz, simplemente “porque sólo fueron hechas para mí, a modo de catarsis”.

Músico y socióloga

Leiden llega a Guadalajara con 20 años para estudiar Sociología. Aquí topó con una caja de pandora que progresivamente le abre sendero en un camino que, ella considera, ha sido amable y en donde todos sus triunfos se dan de manera natural.

“No lo tenía premeditado. Estudié una carrera social, pero al final terminé dedicándome a la música. Desde niña siempre canté y bailé como todo niño cubano que en las fiestas es el alma de las fiestas. Desde pequeña había dicho que iba a ser actriz de teatro, pero al vivir en Tijuana me metí en el rollo de la migración, porque yo como migrante sentía una dualidad que no había logrado resolver: cuáles eran realmente mis raíces, a qué mundo pertenecía, si eran africanas, indígenas o qué”.

Leiden confiesa ser activista en todo sentido. Al llegar a Guadalajara formó parte del Frente Zapatista y en los plantones de la Coordinadora 28 de marzo, por la liberación de los presos políticos, cantaba por las noches. Aquí surge la propuesta de unirse a la banda de música latinoamericana “Luna Nueva”.

La intérprete de Maricona decide regresar a Cuba para concluir la licenciatura, no sin antes experimentar otra faceta junto a la banda “Deja-Vú”, con la que aprende a la profesionalización de una banda musical durante dos años. En esta etapa, su abuelo, el poeta cubano, Roberto Fernández Retamar, le animó a defender sus creaciones.

De regreso a Guadalajara, Leiden emprende la carrera en Arte, con especialización en Teatro y Música, en el Instituto Cultural Cabañas, a la par que se une a la organización civil Al Teatro en Bici, lo que le muestra otro panorama respecto a la promoción de la oferta cultural de la ciudad.

“Aquí, el componer se convirtió en una necesidad, ya no pensaba solamente en cantar. La música tomó otro giro vital en mi vida. Empecé a cantar públicamente, a defenderme solita con los instrumentos; durante 10 años sólo había sido intérprete con bandas que me respaldaban”.

A pesar de dejar inconclusa su formación profesional en el Cabañas, Leiden añade que esto ayudó a realizar una mixtura de lo aprendido en la Sociología para dar una estructura más sólida a sus canciones y la formación de una vida artística: “Muchos saben crear, pero pocos saben cómo estructurarlo, esquematizarlo. Piensan como si fueran cosas divorciadas. Antes no estaba tan segura como estoy ahora que ya tengo más composiciones, hay gente que me conoce y puedo empezar a pensar que ya puedo vivir de esto”.

EL DATO

Lo que viene


Para enero de 2014, Leiden sacará  su disco “Leiden-Nediel”, una producción de 12 temas originales, los cuales son interpretadas a modo de “espejo” en una versión desnuda, acústica entre la guitarra y la voz de la cubana.

La cantautora según Proust

—¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?


—Hay un dicho que trato de incorporarlo a mi vida, que dice: La felicidad no consiste en tener lo que uno quiere, sino en querer lo que uno tiene.

—¿Cuál es tu miedo más grande?

—No encontrar nunca la satisfacción, aunque por otro lado es bueno porque es lo que hace que estés una búsqueda constante.

—¿Cuál es el rasgo que más deploras de ti?

— La desesperación.

—¿Cuáles son las palabras que más usas?


—Chido, no mames y hola.

—¿Hay algo de lo que te arrepientas?


—Sí, cosas de las que no me defendí a su tiempo en mi infancia. Me gustaría poder regresar en el tiempo y actuar de otra manera.

—¿Cuál es tu posesión más preciada?

—Mi voz.

—¿Qué te hace llorar?

—El desamor.

— ¿Para ti, qué significa un buen insulto?

—Me gusta cuando hacen una buena crítica de mi trabajo, alguien que estudió mi trabajo.

FRASE


No soy esa mujer que ahora es capaz de comprarse una casa, pero (mis padres) tienen a una hija que logró descubrir cuál es su finalidad en la vida.

Leiden,
cantautora cubana

Temas

Lee También

Comentarios