Lunes, 20 de Mayo 2024
Suplementos | Una sorprendente exploración a la realidad

Sobreviviendo

Una sorprendente exploración a la realidad

Por: EL INFORMADOR

Sorprendentes. Jared Leto y Matthew McConauhghey se ''transformaron'' para darle vida a sus personajes en esta cinta.  /

Sorprendentes. Jared Leto y Matthew McConauhghey se ''transformaron'' para darle vida a sus personajes en esta cinta. /

GUADALAJARA, JALISCO (09/FEB/2014).- Dallas Buyers Club va de menos a más. Empieza como la historia de un vivales tejano aficionado al rodeo y a la parranda con sexo, drogas y alcohol, que un día tras un desvanecimiento, despierta en el hospital con la noticia de que está infectado por el VIH. Ese tipo sin méritos, representante además del machismo recalcitrante, se resiste a creer que padece “esa cosa de Rock Hudson”, una “enfermedad de homosexuales”. He ahí su drama, pero la narración, no se contenta con hacer contemplar los pormenores de tal desgracia. Transforma al personaje en el agente de una interesantísima crónica de los enfermos durante aquéllos años en los que el SIDA era motivo de titulares en los medios informativos, de que “las buenas conciencias” voltearan para otro lado, y de que médicos y farmacéuticas sin escrúpulos olfatearan negocios.

La cinta cuenta con nominaciones a los premios Oscar en seis categorías distintas. Las más llamativas son las que corresponden a los actores: Matthew McConaughey y Jared Leto, porque desde el punto de vista de la trama, ambos roles imponen la metamorfosis física de sus intérpretes. McConaughey perdió peso hasta adquirir una apariencia esquelética, Leto se cubrió de maquillaje, pelucas y ropajes femeninos. Ambos estratagemas son admirables y aportan verosimilitud a los personajes, sin recaer en sentimentalismos o desplantes histriónicos.

El director y los guionistas balancean el desarrollo de los acontecimientos entre dos polos. Uno es el individual, del hombre que enfrenta sus prejuicios y el persistente acoso de la muerte. Respecto de eso, el realizador pone cuidado en tratar de evocar con el sonido y la cámara lenta las sensaciones del protagonista al sufrir mareos y desfallecimientos. El otro cabo de la historia es el político, que muestra la deplorable realidad de la investigación y el tratamiento del SIDA en la época de su aparición, y como hay indicios de que el gobierno de los Estados Unidos, en esos momentos, puso el beneficio de las corporaciones farmacéuticas antes que el de sus ciudadanos.

Esa visión social admite una segunda consideración; la posibilidad de diferenciar entre los negocios comprometidos con el bienestar de los consumidores, y los que solo se interesan por el rendimiento financiero. El Dallas Buyers Club fue un hecho histórico, una empresa fundada para saltarse las trabas jurídicas de una burocracia que no sirve a la gente, sino a los grupos con peso económico.

Como la película abarca un período de varios años, el argumento informa de manera regular la cantidad de tiempo que va pasando. Esa táctica imprime algo de suspenso hacia la primera parte, dado que el personaje tiene, según el médico, un plazo de vida determinado. Más tarde, los mismos datos dejan de ser motivo de preocupación, y cumplen una nueva función; se vuelven la insinuación de que el protagonista, aunque odioso, tiene razón.

TOMA NOTA

Ficha técnica

Dallas Buyers Club, EUA, 2013; Dirección: Jean Marc Vallée; Guión: Craig Borten, Melisa Wallack; Actuación: Matthew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner.  

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones