Viernes, 17 de Enero 2020
Suplementos | Una de las costrucciones más concidas es el acueducto

Segovia, un sitio inolvidable

Un recorrido por una de las ciudad des españolas con mayor tradición multicultural

Por: EL INFORMADOR

Castilla y León es una de las comunidades autónomas de España con abolengo. En el corazón de esta entidad se localiza una ciudad que presume su pasado y recibe al visitante con un rostro joven: Segovia.

Los iberos y celtas dejaron vestigios de su paso por estas tierras, que después serían conquistadas por los romanos; durante ese período, la ciudad vivió una de sus épocas más gloriosas.

La construcción segoviana más conocida es sin duda el acueducto.
Levantado por los romanos hacia finales del siglo I de nuestra era, es una soberbia muestra de ingeniería antigua, pues fue hecho sin argamaza, como un rompecabezas que no precisa de cemento entre sus piezas.

El Alcázar es otra de sus construcciones emblemáticas. Una fortaleza que debido a las distintas ocupaciones, hoy muestra rasgos románicos, góticos y mudéjares. La torre de Alfonso X El sabio fue usada por ese soberano para hacer sus observaciones astronómicas.

Los visigodos ocuparon la ciudad y aportaron su cultura a la fisonomía de la ciudad.

Tras la conquista árabe, Segovia perdió gloria y poderío, lo cual ganaron Sevilla, Córdoba y Granada.

Pese a ello, la arquitectura gótica que ha llegado a nuestros días nos habla de un gusto exquisito y un incipiente poderío económico y político de la iglesia católica.

El reino de Castilla sería parte fundamental en la reconquista de la península. Fue en Segovia donde Isabel la Católica se proclamó reina castellana en 1474. Bajo su mando la ciudad vivió un nuevo esplendor, sus manufacturas textiles trajeron recursos y habitantes.
Para 1594 Segovia contaba con 27 mil habitantes.

La divertida Segovia actual

Al visitante actual, cubrir los 87 kilómetros que separan Madrid de Segovia, le toma menos de una hora.
Junto a la plaza central hay numerosos cafés. Dado que hay una gran población universitaria, los antros y bares invitan a una noche de tapas a la usanza española, así, uno no se instala en un bar, sino que recorre varios para probar en cada uno una “caña”, como llaman los españoles a la cerveza, y conocer gente nueva en cada antro.

En sus calles y plazas se encuentran rarezas como la casa de los 365 picos. La leyenda dice que bajo uno de ellos hay un tesoro oculto.

El casco histórico de la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985.

Segovia también puede tomarse como base para conocer las pequeñas y pintorescas ciudades cercanas, como Pedroza o Sepúlveda, que además de representar a la España profunda y rural, guardan tesoros góticos dignos de visitar.

La ciudad goza de un clima templado en verano, y dada su altitud (mil 101 metros), se convierte en hospedaje para quien visita el puerto de montaña de Navacerrada, donde los madrileños practican deportes invernales.

Segovia es un fiel reflejo de la España que encara la modernidad sin olvidar sus raíces históricas.

¿Cómo llegar?

Opciones para visitar Segovia
Por autobús En Madrid, La Sepulvedana se localiza en el Paseo de la Florida, el costo por viaje sencillo es de 6 euros.
En automovil Desde Madrid, tomar la carretera A-6 (A Coruña) y desviarse por la salida 60 que lleva a San Rafael y Segovia.
En tren Desde la estación de Atocha, en Madrid, hay trenes cada dos horas, el viaje cuesta 5 Euros con 65 céntimos y dura dos horas.

Temas

Lee También