Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Diciembre 2017
Suplementos | El altar 2008

Recuadros:

“El programa del altar que vamos a presentar esta vez se llama La Muerte en el Corrido Mexicano

“El programa del altar que vamos a presentar esta vez se llama La Muerte en el Corrido Mexicano y vamos a meter tres jarabes del siglo XVIII, entre ellos, uno que prohibió la Inquisición: el Jarabe Gatuno que se bailaba barriga con barriga y asentadera con asentadera. ¡Está chistosísimo, nos vamos a morir de risa!”

El investigador
José Hernández Martínez es profesor desde 1994 en el Colegio de Jalisco en los diplomados en historia, arte y geografía de Jalisco. Sus investigaciones se centran en el arte popular, danza, música y gastronomía del Estado. Como artesano en la rama de la cartonería, realiza esculturas en papel policromado sobre imaginería religiosa e indumentaria indígena y mestiza de México.
En 1970 entra en contacto con la tradición de Día de Muertos en los pueblos y las islas del lago de Pátzcuaro y en 1976 monta el primer altar de muertos como tal en Guadalajara.

Recuerdos de Capilla de Jesús
Jamás he vivido en otro lado y en Guadalajara, que en el barrio de la Capilla de Jesús, desde hace 50 y tantos años. Sólo en una ocasión estuve seis meses en Pátzcuaro pero es la única fecha que he salido. Pero toda mi vida (ha transcurrido) en este barrio, me desarrollé aquí, mi niñez, los juegos, y obviamente mis papás como alteños, muy marcados por la cuestión religiosa y curiosamente vengo a un barrio donde también -hace 50 años- era una Guadalajara mucho más pequeña, los barrios estaban bin definidos y consolidados, iglesia y mercado, como pueblos dentro de la ciudad.
Yo me desarrollo realmente con todos los juegos de la calle, desde Encantados, trompo, yo-yo, valero, pirinolas, loterías, todo, las rondas infantiles todavía me tocaron, y en los barrios se consolidaban más porque nos conocíamos todos los niños de por lo menos tres o cuatro cuadras alrededor del templo... Y obviamente las fiestas patronales con sus carros alegóricos, sus castillos, la llegada de la Virgen, la visita que duraba tres días cuando yo era niño, ahora dura medio día porque ya la ciudad creció y la Virgen tiene que recorrer lo más que pueda... Entonces todo se redujo, y pues sí, yo siempre en contacto con mi comunidad barrial, su centro, su cultura, su desarrollo y todo. Y pues fue una niñez muy armoniosa en todos aspectos, la comunicación con los papás, el cuidado que le tuvieron a uno, bien, una niñez bastante agradable.
Y bueno, una ciudad que a mí me sigue encantando a pesar de toda la problemática actual por el crecimiento inusitado y terrible que ha tenido. Pero seguimos identificándonos con sus calles, con el centro que me parece espléndido todavía con lo poco que quedó en pie del virreinato, es maravilloso, y bueno, obviamente ya más grande me interesa conocer la historia de mi ciudad, las cuatro fundaciones, esto y esto.

Temas

Lee También

Comentarios