Martes, 21 de Enero 2020
Suplementos | Erika Marcela Zepeda Montañez

Radiografía de un fan

Segunda Parte

Por: EL INFORMADOR

En la entrega pasada de esta edición, hablamos sobre el fascinante mundo de los fanfic (esos textos realizados por admiradores de ciertos fenómenos como literatura, películas, series de televisión, etc.) hoy, proseguimos con el tema.

Los primeros textos de fanfic fueron realizados por admiradores de la serie de televisión Star Trek, y eran publicados con recursos de los propios fans y repartidos entre la comunidad. Los llamados “fanzines” como el Spokanalia (textos publicados en papel) existieron desde la década de 1940 y tomaron gran fuerza en los 60; y en el momento que todo indicaba su desaparición, la llegada del internet (con su desarrollo a pasos agigantados) le proporcionó a los fanfic un hábitat natural y ad hoc a su temperamento: efímero, sin costo y con todo el espacio posible.

No es la primera vez en la historia de la humanidad que los admiradores de una historia continúan con sus propias manos las aventuras narradas por otro. Es famoso el caso Los Mitos de Cthulhu, unas serie de cuentos creados por “El círculo de Lovecraft”, un grupo de escritores (seguidores y pupilos del excéntrico escritor norteamericano) inspirados por la cosmogonía creada por su maestro.

 Otros ejemplos literarios los encontramos en las continuaciones de Alicia en el País de las Maravillas y del flemático detective Sherlock Holmes; pero si nos queremos ver muy clásicos no podemos dejar de mencionar las tragedias de Esquilo, Sóflocles, y Eurípedes basadas en la mitología clásica y en personajes de las homéricas epopeyas de la Iliada y la Odisea .

Volviendo a nuestro tema. El fanfic difiere de estos experimentos literarios en que no posee ninguna aspiración económica o estética. No son creados por profesionales de la narrativa o el guión, sino por sencillos admiradores que buscan un espacio para sus ficciones.

Pido a los lectores no se escandalicen con mi atrevida analogía: Sóflocles-Star Trek. Pero hablemos claro: si miramos superficialmente el fenómeno de los fanfic, podríamos definirlos como una especie de parásitos textuales, que se nutren del universo, personaje y situaciones creados por otros; pero al despojarnos de prejuicios, también los podemos entender como una manifestación literaria de la comunidad global. Herencia del siglo XX y adaptada a las nuevas necesidades y recursos y hecha para satisfacer esa necesidad humana de conocer historias y de participar en ellas (leer y escribir). Yo diría, un enorme experimento literario, una escritura en masa que nunca antes se había visto en la historia.

Todavía me queda mucho por divagar acerca de este tema, así que de nuevo los invito a seguir estas breves líneas en la próxima edición.

Temas

Lee También