Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Enero 2018

Suplementos

Suplementos | Ford Fiesta prueba de manejo

Prueba de Manejo Ford Fiesta ST: El amigo de las curvas

El más juvenil —y costoso— de los Fiesta, hace completa justicia a su nombre, más que nada cuando entra a caminos sinuosos

Sus formas no son precisamente curvilíneas. Más bien, es un sobreviviente del diseño New Edge de Ford de finales de la década pasada. Pero al manejarlo, este pequeño Fiesta de origen europeo, muestra todo el sabor que posee, dejando el piloto que disfruta de un buen manejo, feliz de haberlo tenido en sus manos.
El ST sólo está disponible en la carrocería de tres puertas del Fiesta, que no tenía presencia anterior en México. Así, súmese a esto el color rojo vivo con franjas blancas uniendo las defensas por arriba del coche, y tenemos una receta infalible para el éxito, más que nada entre el público más joven. Todos lo voltean a ver en las calles. Muchos saludan en señal positiva y otros tantos se acercan, preguntan sobre el coche, por su precio, si nos gusta, etcétera. Quien piense hacer en el ST una inversión en su propia imagen, tendrá el resultado garantizado.
Por dentro, las buenas noticias siguen. Los terminados son muy buenos, con plástico anti reflejos acojinado sobre el tablero y varios detalles forrados de buen cuero, como la palanca de cambios; el volante; los asientos y parte de los forros de las puertas. La posición de manejo se encuentra rápidamente y mucho de ello se debe a unos excelentes asientos, que tiene muy buen soporte lateral, pero son anchos lo suficiente como para no sacrificar a los más pasados de peso. Incluso en trayectos largos, se muestran cómodos y agradables. Nota 10 para los asientos del Fiesta ST. Atrás, bueno, si a alguien le importa mucho el espacio trasero, no debe comprar un Fiesta ST, mejor vaya por uno de cuatro puertas o cambie a un Focus o Fusion. Un autos deportivo de dos puertas está hecho para deleite del piloto y, máximo, de un acompañante. Pero, si es necesario, dos personas podrán viajar atrás en el ST, sin esperar la comodidad de un Town Car, por supuesto.
El equipo es correcto, mas no abundante. Hay un buen estéreo, con CD y capacidad de MP3, al igual que una entrada auxiliar. También está el aire acondicionado de serie y los controles eléctricos de cristales, retrovisores y seguros. Además, hay un quemacocos con apertura manual, a través de una manija ubicada en la parte central superior del techo. Todo estaría muy bien si hubiera una cortina que lo cerrara por dentro, para protegernos del sol inclemente de algunos meses del año. Funciona muy bien en Alemania o Inglaterra, estamos seguros, pero en México, bueno, el que lo compre seguramente querrá poner al menos un cartón ahí para protegerse de los rayos del Astro Rey.
Ahora, este auto no se trata de un coche para presumir lujos, es un vehículo que pretende aportar emoción en la hora de la conducción. Y lo hace muy bien. No es rápido. De hecho, la sensación que nos deja es que tiene menos que los 150 caballos anunciados por Ford para su motor de 2.0 litros y cuatro cilindros. Pero es simplemente sensacional manejarlo en una carretera llena de curvas, donde de baja velocidad, como por ejemplo la sierra que tenemos que cruzar para legar a Tapalpa, manejando desde Guadalajara. Ahí, la suspensión rígida, la dirección precisa, la buena elección de neumáticos y la elasticidad del motor, hacen que uno se divierta como niño chiquito al volante del Fiesta ST. La caja de cinco velocidades es un poco más larga de lo que nos hubiera gustado, pero aún así los engranes son rápidos, debido a la precisión que ofrece. Los frenos, con ABS, no mostraron fatiga en nuestras pruebas. Todo el conjunto habla de un coche muy equilibrado y neutral, del que se puede pedir muy poco más de lo que nos da.
El Fiesta ST, por su comportamiento general, es una especie de antítesis del Mustang, pese a que comparte con el musculoso americano muchas cosas. Una de ellas es el hecho de que ambos son coches deportivos, de dos puertas. Otra, que están hechos por Ford Motor Company. La tercera puede ser menos importante, pero es la más vistosa: ambos portan franjas blancas sobre su carrocería, que recuerdan los autos deportivos de los años 60. Pero mientras el Mustang es todo torque, el Fiesta se basa más en la potencia. Con el Mustang, uno obtiene aceleraciones de vértigo en las rectas, aún más en el GT500. Con el Fiesta ST, la aceleración es relativamente modesta. Con el “cavallino” americano, las curvas deben ser tomadas con cautela. Ya el Fiesta encuentra en ellas su mejor terreno.
Frente a sus competidores directos, el Fiat Grande Punto Turbo, el Ibiza FR y el Peugeot 207, el Fiesta ST se muestra un coche de más agarre en curvas, pero de menos empuje en la aceleración. Es más duro de suspensión que todos, menos, tal vez, el Ibiza. No es tan moderno de diseño como el Fiat o el Peugeot y ofrece menos espacio interior que los otros tres. Pero es un coche que le dará al que lo conduzca algo más que velocidad, le dará precisión, sabor, gusto en fin. El ST es, absolutamente, una Fiesta a la que los amantes de los buenos autos querrán estar invitados.


Sergio Oliveira


Ficha Técnica
Ford Fiesta ST


Motor: Frontal transversal; cuatro cilindros en línea; 2.0 litros de desplazamiento; Duratec; DOHC; 16 válvulas; con inyección indirecta de combustible. Potencia: 150 cv @ 6,000 rpm. / Torque: 140 libras-pie @ 4,500 rpm.


Tracción: Delantera.


Transmisión: Manual de cinco velocidades (5+R)


Suspensión: Delantera – Independiente, de tipo McPherson, con resortes helicoidales y barra estabilizadora. Trasera – Semi-independiente, de brazo tirado, con resortes helicoidales.


Frenos: De discos sólidos en las cuatro ruedas, con sistema antibloqueo (ABS) y asistente de frenado de emergencia (EBA).


Dirección: De piñón y cremallera, con asistencia hidráulica.


Dimensiones y capacidades:
Largo / Ancho / Alto (mm)
3,921 / 1,683 / 1,468
Distancia entre ejes: 2,486 mm
Peso: 1,137 kilogramos.
Tanque- 45 litros.
Cajuela- 261 litros.


Precio: 198,900 pesos


Resultados de la prueba realizada en el Autódromo Guadalajara:
Aceleración de 0 a 100 km/h:
en 10.8 segundos
Frenado de 100 km/h a cero: en 40 metros
Cuarto de milla: 17.2 segundos a 127.4 km/h
Velocidad máxima observada: 220 km/h

Temas

Lee También

Comentarios