Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019

Suplementos

Suplementos | Los síntomas son hinchazón en rodillas, cadera, columna y pies

'Pies de tamal', cuando la artritis se relaciona con los niños

Los síntomas son hinchazón en rodillas, cadera, columna y pies, especialmente en los empeines

Por: NTX

Los niños y adolescentes no se encuentran libres de la enfermedad. NTX / ARCHIVO

Los niños y adolescentes no se encuentran libres de la enfermedad. NTX / ARCHIVO

CIUDAD DE MÉXICO (12/OCT/2014).- Abuelos o tíos mayores son algunas de las personas que la población relaciona con la artritis, aunque en México, los niños y adolescentes no se encuentran libres de este padecimiento.
 
"En los niños generalmente se les hinchan las rodillas y los pies, especialmente los empeines, parecen pies tamales, y con el tiempo después de algunos años de esto empiezan a tener problemas en la columna", señaló Rubén Burgos, del Departamento de Reumatología del Hospital General de México.
 
Explicó que esto sucede en una forma particular de espondiloartropatía conocida como espondilitis, que tiene una de sus manifestaciones más graves en la espondilitis anquilosante.
 
Conmovida, Miriam Mendoza Velázquez recuerda que "desafortunadamente mi hijo lo tiene; todo fue por un golpe en la rodilla jugando futbol y de ahí empezaron otros síntomas que fue que se le inflamó mucho el pie", señaló la mujer, quien también sufre espondilitis anquilosante.
 
Esta enfermedad afecta en México a por lo menos 222 mil 423 individuos, cifra que "es tranquilamente dos Estadios Aztecas llenos, entonces es más o menos una idea de cuántos pacientes puede haber en el país, no es muy frecuente", reconoció Rubén Burgos.
 
El especialista agregó que los niños tienen manifestaciones más graves, "porque en el adulto empieza con la columna y puede ser que nunca tenga nada más, en cambio los niños empiezan con un pie, luego la rodilla, luego la cadera, luego la columna; van acumulando sitios en una forma más importante que los adultos".
 
Mendoza Velázquez, quien pasó alrededor de tres años con padecimientos antes de que se le detectara la enfermedad, subrayó: "Mi hijo ha tenido dos recaídas en un periodo de cuatro años; ahora está muy renuente obviamente porque es joven".
 
En este sentido Rubén Burgos, quien también es profesor de Reumatología de la UNAM, señaló que entre 20 y 30 por ciento de los casos tienen los primeros síntomas en la infancia o la adolescencia, y estos pueden llegar a aparecer a partir de los seis años.
 
De acuerdo con algunos estudios, esta afectación se presenta más en "los estados de Michoacán, Jalisco, Guerrero y quizá Guanajuato", señaló.

Por su parte, el especialista de Reumatología del Hospital Universitario "La Paz" en Madrid, España, Eugenio Miguel, explicó que aún se detallan las causas de la enfermedad, pero "tiene una base genética importante, una historia familiar", así como también factores ambientales.
 
Desarrollo de la enfermedad

Al mencionarlos, los síntomas de Miriam Mendoza eran confusos, "empecé con dolor en la espalda baja, una rigidez para moverme, se me inflamó el pie derecho, el hombro izquierdo, la mano izquierda y no me habían dado ningún diagnóstico, fui con un médico general, llegué hasta con un cardiólogo", acotó.
 
De esta manera, sin un diagnostico y tratamiento oportuno se da una "producción de hueso, conforme pasan los años se crean puentes óseos, y esto hace que pierdan la movilidad, quedan bloqueados, anquilosados, soldados", agregó por su parte, Eugenio de Miguel.
 
El especialista español mencionó que esta enfermedad también puede llegar a afectar otros órganos, como los ojos, la piel o el intestino y es más frecuente en hombres que en mujeres.
 
Además de que se ha observado que "si los pacientes fuman desarrollan más el daño estructural, se soldan más", además de que mientras ocurre este proceso de soldar la zona se inflama y duele.
 
Los especialistas comentaron que estos síntomas son confusos si se toman de forma aislada, por lo que se han añadido criterios para su identificación, y que no se confunda con el dolor en la espalda de tipo mecánico.
 
Coincidieron en que este último tipo de dolor es muy frecuente cuando se cargan cosas pesadas o se tiene un golpe, pero la diferencia está en que este dolor disminuye con el reposo, al contrario de la espondilitis, donde el dolor aumenta cuando se está en reposo y mejora con la actividad.
 
"De hecho sí, durante el día puedes estar bien con cualquier analgésico, pero no duermes; conforme pasa el tiempo sientes muy incómoda la espalda y terminas por levantarte porque no toleras la cama, descansas más por ejemplo estando en un sillón", recordó Miriam Mendoza.
 
Así, una ventaja en los niños es que la detección es más fácil, porque desde el principio tienen síntomas en los pies y en las rodillas, "entonces con tres o seis meses de ver al niño uno ya sabe que tiene eso", añadió Rubén Burgos.
 
Y acotó que con un buen tratamiento los niños pueden tener una vida funcional, salvo aquellos que tienen la manifestación más grave de la enfermedad.
 
Finalmente, indicó que la respuesta depende de cada organismo, pero sin tratamiento "en general cinco a 10 años después de los síntomas iniciales les empieza a molestar la columna vertebral y muchos tienen ya trastornos funcionales a los 15 o 20 años", complementó.
 
Ante esto, Miriam Mendoza aconseja a su hijo "que tiene que estudiar mucho y ser un excelente profesionista, para que se pueda pagar su tratamiento, que desafortunadamente es para toda la vida".

Temas

Lee También

Comentarios