Miércoles, 22 de Enero 2020
Suplementos | Compacta y lujosa

Mercedes-Benz GLK 350 Sport

Prueba de manejo

Por: EL INFORMADOR

La GLK es una SUV ligera que Mercedes-Benz puso en la mesa, para tratar de ser el platillo fuerte del segmento
Un segmento algo “flaco” siempre fue el de las camionetas chicas y ricas o mejor dicho, las SUV light de lujo, donde Mercedes-Benz nunca estuvo, hasta la llegada de su más reciente propuesta en el mercado mundial, la GLK.

Mientras BMW y su X3 se hacían “populares”; así como la RDX de Acura iba ganando terreno; Mercedes-Benz se dio cuenta de ello, se puso a trabajar y un tiempo después llegó la GLK.

La camioneta ya no es exactamente nueva en el mercado mexicano. Llegó en septiembre del año pasado a nuestro país. Y como cascada, otras marcas de lujo decidieron llenar por completo un segmento que ha llamado la atención por su competitividad y por ver quién ofrece más y mejor. A las anteriores mencionadas, se sumaron la Volvo XC60, con un arsenal de seguridad que trata de convencer a los clientes de ser la mejor opción, al igual que la Audi Q5.

Hemos manejado a todos los vehículos anteriores y por su pequeño rango de diferencia, es difícil saber cuál puede ser la mejor opción. Pero hablaremos de la GLK y qué es lo que ofrece.

La GLK 350 Sport cuenta con el respaldo de lo que significa Mercedes-Benz. Una marca de lujo y de gran prestigio, pero que en esta camioneta pueden significar mucho más. El diseño exterior es agresivo, que deja muy en claro que Mercedes apostó por no pasar de incógnito. A unos gusta y a otros no tanto. Sin embargo, no deja de ser un vehículo llamativo por su forma, bien como el tipo de iluminación y la enorme parrilla que porta orgullosa la estrella de tres puntas. Pueden ser muchos factores que hacen que, por fuera, la GLK sea única. Por dentro, tiene lo necesario, pero tal vez sea donde Mercedes-Benz debe poner más atención.

Lo primero que notamos es la comodidad de los asientos, naturalmente tapizados en piel. Al igual que la excelente posición de manejo, a buena altura y perfecta visibilidad. No coincidimos con el tipo de material utilizado para cubrir el tablero, nos parece que el pasado de la marca nos deja con la idea de esperar algo más y mejor. La combinación en tonos negro y aluminio de dicho tablero es elegante y en las puertas sucede lo mismo. Pero encontramos materiales que al tacto no nos hace sentir a gusto, debido a que son poco suaves. Aunque hay que destacar que independientemente de lo que esté fabricada la puerta, su funcionalidad es lo que más nos gustó. En ambas puertas delanteras encontramos los controles de los asientos de ajuste eléctrico, en donde también se puede ajustar la altura de las cabeceras. Muy al estilo de Mercedes, que no nos obliga a estar usando el tacto y poniendo las manos en la parte inferior lateral de los asientos, para descubrir cómo ajustarlos, como lo hacen la mayoría de las marcas.

Por otra parte, para complacer a los más exigentes, el ruido exterior está muy bien aislado. El mundo se puede derrumbar allá afuera, mientras que dentro de la GLK 350 Sport podemos quedarnos quietos, disfrutando del aire acondicionado y con una buena canción para relajarnos.

La GLK 350 Sport, no cuenta con una pantalla que funcione como navegador, pero lleva tecnología Bluetooth para conectar el teléfono celular. Además, existe una entrada para conectar el iPod y caja para seis CD, con reproductor MP3.

El espacio para cinco pasajeros es apenas suficiente, sobre todo atrás. La cajuela es de buena capacidad, con 450 litros teniendo los asientos levantados, pero que al desplazarlos hacia abajo, aumenta el espacio a 1,550 litros. Por lo que la camioneta es también versátil como opción para la carga, aunque sea de vez en cuando.

Esta versión 350 Sport tiene suficiente potencia para moverse con precisión, tanto en la ciudad como en carretera. Según como sea exigida, la GLK no tarda en darnos su respuesta. Con una máquina V6, con 272 caballos de potencia, hace un trabajo eficiente. Realmente cumple nuestras necesidades de manejo, el cual elegimos mediante tres programas que se ubican a un costado de la palanca de la transmisión. Con esas configuraciones, la GLK se adapta muy bien y se siente cuando aceleramos, una diferencia notable en cada parámetro. En el modo “S”, que es el deportivo, la camioneta tiene más empuje y por ende hacemos un manejo más divertido.

Cerrando lo que nos ofrece la GLK 350 Sport, no podemos olvidar la seguridad de los pasajeros. Encontramos un verdadero cerco contra un mal manejo, distracciones y ayudas electrónicas que colaboran en que disfrutemos al máximo la camioneta, sabiendo que debajo del tapete, existen sistemas que se encargarán de llevarnos por buen camino, como el ABS y su asistente de frenado de emergencia (EBA), el cual detuvo a la camioneta, en nuestras pruebas, en menos de 40 metros. También está el control de tracción, el programa electrónico de estabilidad y la lista puede seguir.

Lo más importante es que con la GLK 350 Sport, la marca de la estrella de tres puntas  ya está compitiendo muy de cerca con las ya consentidas de BMW y Acura y, al mismo tiempo, con las más recientes SUV ligeras en México. El camino apenas empieza y poco a poco, sabemos que se integrarán más detalles que la ubiquen como una de las favoritas. Estamos seguros que Mercedes-Benz lo logrará en poco tiempo.

Texto y fotos: Mario Castillo

Temas

Lee También