Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018

Suplementos

Suplementos | Nissan Altima Híbrido

Más economía para el conocido sedán

Con un motor eléctrico ayudando, el Altima se vuelve un coche aún más económico. Y políticamente correcto.

Por: EL INFORMADOR

Nissan nunca apostó realmente por le tecnología híbrida. De hecho, la marca nipona optó por poner transmisiones de tipo continuamente variable (CVT) en sus vehículos, para con esto obtener la economía de combustible que necesitan. Pero el mercado no piensa así y, por ello, en 2008 finalmente colocaron el Altima híbrido en el mercado, en ocho estados de la Unión Americana, que están regulados por la legislación de California. Fue este auto que conducimos ahora, por algunos días, en Los Ángeles.

Hay que poner mucha atención para darse cuenta de que este es un Altima diferente. Porque por fuera, lo único que lo hace distinto son tres pequeños letreros, en la tapa de la cajuela y en las salpicaderas delanteras, que dicen: Hybrid.

Esa timidez tal vez tenga que ver con la decisión anterior de Nissan, de no entrar de lleno en esa tecnología. Tanto, que para poner este Altima en el mercado, usó tecnología de uno de sus grandes rivales: Toyota, que ya tenía siete años con el Prius en venta cuando el Altima llegó a las calles.

El sedán mediano de Nissan usa para desplazarse su máquina de cuatro cilindros y 2.5 litros, pero en lugar de los 175 caballos de fuerza de la versión de un solo motor, tiene 158 CV. Empero, cuenta con la ayuda de una máquina eléctrica que lo provee de 40 caballos extras para moverlo. Esto compensa el peso excesivo del auto, más que nada por las baterías y equipo de lujo. En la práctica, lo que se obtiene es un auto tan rápido (o lento, comparado al V6) como el Altima de cuatro cilindros con CVT.

Esto es bueno, porque ahí se mantienen la buena dirección, suspensión y respuestas del coche, pero con la economía de combustible que sólo el híbrido puede conseguir. De acuerdo con la computadora de viaje del auto, la economía del Altima híbrido en tramos urbanos fue de alrededor de 14 kilómetros por litro de gasolina, algo que ningún coche del nivel del Altima es capaz de ofrecer, a menos que tenga la ayuda de un motor eléctrico, como el híbrido, o funcione con diesel.

En el manejo diario, hay cosas agradables y otras raras. Para empezar, cuando arrancamos el coche, no se oye nada. Presionamos el botón de arranque en el tablero y en lugar del rugido del motor, vemos que las luces del tablero se iluminan. Si ponemos reversa, la cámara trasera entra en acción (si el auto está equipado con ella, claro) y hasta que efectivamente pisamos el acelerador y el auto entra en movimiento, el motor prende y comienza a funcionar. Todo muy silencioso. Y extraño para los que no estamos acostumbrados.

Al detenerse en los semáforos pasa algo parecido. Como el motor para, el silencio vuelve a ser absoluto. No hay aquella característica vibración que sentimos en la espalda y en el volante. Los primeros días, se siente raro. Luego, pensamos que todos los coches deberían ser así. Y serán, en poco tiempo, usen o no una máquina eléctrica para ayudarlos a caminar.

El precio a pagar por esto está en la inversión inicial y en otros detalles. Para llevarlo a casa, hay que llenar un cheque con cerca de seis mil dólares más que por el Altima de cuatro cilindros equivalente. Claro, en Estados Unidos, ya que no hay planes para ponerlo en México. Luego, la cajuela sólo ofrece la mitad del espacio, ya que las baterías, instaladas verticalmente detrás del respaldo de los asientos traseros, le roba mucho lugar al equipaje. Dicen que después de unos 120 mil kilómetros, el ahorro con combustible compensa el gasto. Probablemente pocos rueden tanto con el Altima híbrido como para que le salgan las cuentas. Sin embargo, la sensación de estar ayudando a “salvar el planeta” puede ser gratificante lo suficiente como para compensar la pérdida económica. Sin tener que pagar por el coche, al menos así nos sentimos andando en él en California, por unos cuantos días.

Sergio Oliveira/Los Ángeles

Temas

Lee También

Comentarios