Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018

Suplementos

Suplementos | ¿Qué tienen esos lugares, para llamarse así?

Lo mágico de los Pueblos Mágicos

Independientemente de los criterios oficiales, para ser considerados como tales, la gente tiene su propia percepción

Por: EL INFORMADOR

Independientemente de los criterios oficiales, para ser considerados como tales, la gente tiene su propia percepción. Regularmente vinculada a la atmósfera que se siente, al encanto de su ambiente, a lo agradable que se ve, a la belleza y conservación original de sus construcciones. En especial la originalidad de la propuesta de hospedaje y atención que se recibe. Particularmente los buscadores de logares mágicos, incluyen el buen sazón y las propuestas creativas para el paladar.

Lo mágico está en su manera de atraparnos desde que llegamos, es su entorno de su flora y fauna, tan diferentes como la de Tapalpa o Real de Catorce, es el sabor que deja caminar por la plaza principal y sentirse en un auténtico pueblo, con olor a cantera, que tenga sus puestos de atole y tamales, que los perros crucen, campantemente frente a ti, para oler que eres forastero.

Respirar los aires del pasado e imaginar aquellos tiempos. Situarse en el virreinato, la independencia o la revolución.
Estar en un pueblo antiguo, es gozar de sus portones de viejas maderas, con sus herrajes originales, admirar los balcones y apreciar los patios internos con grandes macetones.

Las calles empedradas, sinuosas y empinadas. Vistosos azulejos, columnas y herrería con muestras de haberse hecho a mano.
Los pueblos mágicos conservan eso especial, que nos hace apreciar lo que se hizo en el pasado y la historia lo ha respetado.
Sin duda, son lugares para cierto tipo de viajeros, para los verdaderos buscadores de joyas. Son escenarios que comparten su arte en su ser, no hay nada que hacer más que estar allí. Sentarse en una banca de la plaza o tomarse un refrigerio en la tienda, mirando pasar a los parroquianos, puede ser el momento más apreciable.

En la paya, el sol, la arena y el mar te envuelven con su encanto; en la montaña, los bosques, peñas y barrancas. En estos pueblos, es su propia personalidad la que nos seduce y abraza con su elixir de autenticidad.
Hay que vivirla, para descubrirla.
Hasta la próxima.

Temas

Lee También

Comentarios