Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 13 de Noviembre 2018

Suplementos

Suplementos | De viajes y aventuras

Las esmeraldas de Colombia

Fura y Tena son dos tesoros colombianos, resguardados por encargo de quien fuera su propietario: Víctor Carranza

Por: EL INFORMADOR

Belleza. Fura, de 11 mil quilates (al centro), y Tena, de dos mil quilates, son las dos esmeraldas más grandes del mundo . ESPECIAL /

Belleza. Fura, de 11 mil quilates (al centro), y Tena, de dos mil quilates, son las dos esmeraldas más grandes del mundo . ESPECIAL /

GUADALAJARA, JALISCO (05/MAY/2013).- La verdísima y cristalina esmeralda es, junto con el diamante, el zafiro y el rubí, una de las cuatro piedras consideradas como “preciosas”.

De las minas cercanas al pequeño poblado de Muzo, escondido entre las cordilleras de los Andes en el departamento de Boyacá al centro de Colombia, que además de ser un centro productor de la mayoría de las esmeraldas más del mundo, es de donde han salido las más grandes y valiosas de la historia.

La admirable Tena, con “tan solo” dos mil quilates y 400 gramos de peso, es considerada en gemología como la más valiosa, debido a su pureza, dureza, brillo y claridad; y La Fura, el hermoso monstruo de nada menos que “11 mil quilates” y 2.2 kilogramos de peso, que es la más grande que ha sido hallada.

Admirables son las medidas de estas piedras, dado que los tamaños de las que se comercializan, van desde el medio quilate, hasta los 100 o 200; que ya se les considera como fuera de serie.

Después de haber permanecido por millones de años aprisionadas entre las montañas a más de mil metros de profundidad, las bellas Tena y Fura, desde hace un poco más de 15 años, permanecen secretamente en las bóvedas de un cierto banco en Bogotá.

Su valor es incalculable, y su propietario Víctor Carranza, el controvertido personaje llamado “Zar de las Esmeraldas”, que por cierto murió el 4 de abril pasado (curiosamente mientras llegábamos al sitio), dejó dicho que este par de tesoros nunca deberían salir de Colombia, y que jamás debían de ser fragmentadas para hacer anillo, dije, o joya alguna; ordenando que permanecieran así, intactas, como una de las maravillas geológicas de su tierra colombiana a donde desde siempre pertenecieron.

En junio de 2011 fueron por primera vez exhibidas un par de días en el marco de la Expo Mineralgemas, para sin tardanza volver a su secreta bóveda bancaria.

Los nombres de Tena y Fura provienen de la leyenda de los muzos, quienes dicen que siendo éstos unos príncipes muisca, y habiéndose jurado amor eterno, éste fue roto por Fura (la mujer), quien fue  infiel a Tena (el hombre); éste, con un cuchillo se suicidó sobre las piernas de ella, quien al sentirse culpable y ver a su amante muerto sobre su regazo, su inconsolable llanto y las lágrimas que durante siglos cayeron sobre las montañas, formaron en las profundidades las verdes y brillantes esmeraldas.

Si bien en la antigüedad ya se habían descubierto semi-preciosas hermosas piedras verdes como la malaquita; la esmeralda, por su color tan característico, transparencia, claridad y dureza, siempre fue la favorita. De hecho, como también han existido –aunque escasos– yacimientos en Egipto, la famosa Cleopatra ya sentía especial fascinación por ellas.

La Esmeralda, siendo una hermosa variedad del Berilo, un mineral alocromático (que puede ser coloreado por otro), al contener un poco de Cromo adquiere su intenso color verde tan característico. O sea que la bella Esmeralda bien pudiera ser llamada por el nada atractivo nombre de  Be3 Al2 (SiO3)6 + Cr.

En fin, después de tanta ciencia, lo que sí les puedo recomendar es que se echen un viaje a la Gran Colombia; en donde, al norte de Bogotá y ya en el departamento de Boyacá, encontrarán (además de las esmeraldas) las verdaderas joyas pueblerinas y paisajísticas, que están encaramadas en las laderas de la cordillera Nororiental de los mismísimos Andes.

Del propio Muzo, que en sí no vale la pena por ser tan sólo un pueblo minero, encontrarán que sus alrededores son formidables; y además están coronados por la bonita población de Villa de Leyva, en donde un par de días no les serán suficientes para apreciarla.

Todo esto a tan sólo escasas cuatro horas por carretera desde Bogotá.

PARA SABER

Valiosas piedras

Fura es la más voluminosa de las esmeraldas conocidas en el mundo, cinco veces más grande que la que se exhibe en el Museo Real de Viena; aunque su color es apenas el matiz del limón. En cambio, Tena, de dos mil quilates, es de un verde intenso que la hace más valiosa que la esmeralda que perteneció a la emperatriz rusa Catalina la Grande, y que se remató en Christie´s de Nueva York por dos millones de dólares.

¿Cómo llegar?

Vuela desde Guadalajara a Bogotá, en vuelo redondo, por $9,803.70.

Busca opciones en los sitios despegar.com.mx y expedia.com

Recuerda que las tarifas cambian según la temporada.

Temas

Lee También

Comentarios